Jai Alai

Colaboradores

Por Iñaki González - Miércoles, 14 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

ES evidente que la condena al Estado español por las torturas a Portu y Sarasola da lugar a muchas reacciones viscerales. De quienes vienen denunciando esa práctica, de quienes la vienen amparando y de quienes juegan a eclipsar con estos hechos la peste criminal de otros. La justicia europea ha concluido que las estructuras de poder del Estado taparon delitos de torturas con absoluciones y condecoraciones. Eso no hace menos criminal al terrorista pero sí cuestiona a sus perseguidores. Empezando por los jueces colaboradores necesarios de la impunidad.