tercer puesto en el Nazaré Challenge

El grande de Natxo

El plentziarra está a un paso de volver al circuito de olas gigantes tras su tercer puesto en el Nazaré Challenge, donde acudió como invitado

Nagore Marcos - Miércoles, 14 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Bilbao - “Siempre dispuesto”, es la frase que acompaña constantemente a la sonrisa de Natxo González (Plentzia, 1995). Es una actitud, una disposición inmejorable hacia la vida. Y es también la causa de que hoy el surfista vizcaino se encuentre a tan solo un paso, a 14 días, de volver al circuito mundial de olas grandes. Porque Natxo acababa de regresar de un viaje de unas cuantas semanas en Hawái cuando recibió la llamada de la organización del Nazaré Challenge, el campeonato de olas gigantes más prestigioso del momento. Habían decidido incluirle a última hora entre los invitados. Apenas tenía el tiempo justo para hacer las maletas, poner rumbo a Portugal y mentalizarse. Pero, “siempre dispuesto”, no lo dudó. Cogió sus dos tablas enormes, las enceró con mimo y saltó al agua para realizar la tercera mejor actuación del torneo. Para subirse al último escalón del podio de Nazaré y, lo mejor de todo, auparse a la décima posición del ranking internacional, una plaza que otorga un billete directo al próximo circuito mundial a final de temporada. “De repente, tengo la oportunidad de entrar como suplente, consigo el tercer puesto y me posiciono décimo. Todo apunta a que si no hacen el campeonato de Mavericks en dos semanas, entraré de nuevo al tour. Es un sueño hecho realidad”, resumió el propio Natxo.

Porque, tal y como explicó el joven plentziarra, todavía queda por disputarse una prueba para dar por concluida la temporada: el Mavericks Challenge. Una competición que se disputa en las gigantescas olas de California y cuyo periodo de espera finaliza el próximo día 28 -comenzó el pasado 1 de enero-. Parece ser que el tiempo y la climatología juegan a favor de Natxo, puesto que no se prevé una marejada de tanto tamaño como para que el evento pueda celebrarse dentro de fecha;así que el surfista vizcaino se encuentra en una situación que apenas se atrevía a soñar hace apenas dos semanas. “Ha sido un año muy duro porque he tratado de estar en las marejadas más grandes del año por todo el mundo, teniendo que coger mínimo una bomba entre los mejores surfistas del momento para que el cámara Jon Aspuru la filmara y así poder hacer un vídeo al final del año que me diera la opción de entrar en el tour. Esa era mi única opción”, reconoció. Esa obsesión por encontrar la mejor ola, la más grande;esa ilusión por volver a entrar al circuito de los elegidos le llevó a pisar los lugares donde las paredes saladas se elevan al máximo: México, Chile, Namibia, Marruecos... Con todo, Natxo se encuentra ahora con la tranquilidad que otorga el trabajo bien hecho y la oportunidad mejor aprovechada. Porque de una invitación, el plentziarra sacó un billete al circuito mundial. Pero también, Natxo se encuentra ahora con el nerviosismo que da el lento reloj cuando quieres que pasen rápido las horas. Y que sea ya 28 de febrero.

Debut en 2015 En el caso de que el Mavericks Challenge no se celebrase y Natxo González pudiera mantener esa décima posición, no sería la primera vez que el surfista vizcaino entra en el circuito internacional de olas grandes. De hecho, en 2015 el plentziarra se convirtió en el surfista más joven de la historia en clasificarse para la máxima categoría de las olas gigantes. Además, su palmarés ya cuenta con una victoria en el Punta Galea Challenge de 2013, donde se impuso bajo olas de más de siete metros. Por ello, a pesar de sus 22 años, Natxo es considerado no como una de las promesas del surf vasco, sino como una auténtica realidad que ha explotado todo su talento con el surf gigante, una modalidad que ya conoce a la perfección: “En las olas grandes, solo el 20% es el físico, el 80% restante está en la cabeza”.