regresa a la europa league

Herrerín, en su hábitat

Regresa a la alineación en la Europa League con la ventaja de haber enlazado siete partidos de Liga desde que terminase la fase de grupos

José L. Artetxe - Miércoles, 14 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

BILBAO - Tres son los futbolistas que en la actual campaña han hecho pleno en Europa. Iago Herrerín, Aymeric Laporte y Aritz Aduriz tienen a gala haber tomado parte en los diez compromisos que el Athletic lleva jugados en el torneo continental, incluidas las dos eliminatorias de ajuste celebradas en verano a fin de obtener el billete para la fase de grupos. Este trío no solo ha estado presente en cada una de las citas, sino que en todas ellas han figurado en la alineación de salida diseñada por José Ángel Ziganda. Mañana, cuando el equipo visite al Spartak de Moscú, se pondrá el punto final a esta estadística porque es imposible que los tres jugadores vuelvan a coincidir, dado que Laporte ha dejado de pertenecer al club y milita ahora en las filas del Manchester City de Pep Guardiola.

Descartado pues el defensa central, sobre el papel Herrerín y Aduriz cuentan con todos los boletos para continuar incrementando sus números en el Viejo Continente. El primero porque es el portero escogido desde el comienzo de la campaña para la Europa League y el segundo porque, pese a que quizás por las características del encuentro podía haber perdido la titularidad en esta ocasión, es baja de cara a la jornada de Liga del próximo fin de semana en el campo del Atlético de Madrid por acumulación de tarjetas. Ziganda ya dejó caer que tanto Aduriz como Raúl García, asimismo suspendido en Liga por el mismo motivo, son firmes candidatos a entrar en el once que actuará ante el Spartak en Moscú. Justificó la medida apelando a la densidad del calendario inminente, que aconsejaría la dosificación de esfuerzos.

A falta de conocer cómo ordenará las piezas en su pizarra el entrenador, sí se da por hecho que Herrerín encabezará la formación que salte al césped del Otkrytie Arena. Como se ha señalado, el bilbaino es la apuesta del Athletic en el ámbito internacional. Cabría afirmar que se trata del hábitat de Herrerín, donde se siente más cómodo y ha ofrecido su rendimiento más destacado. A este respecto, es de justicia atribuirle la mejor nota del equipo en los cruces con el Hertha de Berlín, el Zorya Luhansk y el Ostersunds. No supone exageración alguna afirmar que sin su aportación el Athletic hoy no se habría desplazado a Rusia y estaría ejercitándose en Lezama, como cualquier semana.

Herrerín ha sido el portero elegido para Europa en los tres últimos años, lo cual obedece al criterio compartido por Ziganda y por Ernesto Valverde de alternar al inquilino de la portería en función de la competición. Desde que ascendió al primer equipo en el curso 2013-14, Herrerín siempre ha ejercido el rol de suplente, lo que se ha traducido en que sus apariciones se concentrasen en Europa y en la Copa. En Liga se ha recurrido a sus servicios cuando Gorka Iraizoz o Kepa Arrizabalaga no estaban disponibles, ya fuese por lesión o por sanción.

Los números que presenta son elocuentes. De los 75 partidos oficiales que constan en su ficha, 33 corresponden a la Copa de la UEFA o la Europa League y 22 a la Copa. En Liga ha intervenido en 20 oportunidades nada más y curiosamente es en la temporada vigente cuando más veces lo ha hecho en un mismo curso, ocho. Los problemas físicos de Arrizabalaga están detrás del inhabitual protagonismo de que está disfrutando Herrerín en el denominado torneo de la regularidad. Circunstancia de la que se debe beneficiar pensando en el choque de Moscú, pues la mayor parte de esas apariciones en Liga se han registrado recientemente.

EN ACTIVO Herrerín está acostumbrado a jugar sin continuidad, un hándicap sea cual sea la demarcación que se ocupa, pero quizás más difícil de asimilar con éxito precisamente siendo portero. No le ha quedado otro remedio que amoldarse y ha respondido satisfactoriamente, aunque ahora tiene a su favor que ha sido el titular en siete partidos consecutivos entre mediados de diciembre y el inicio de febrero. El segundo día de este mes, frente al Girona, jugó por última vez.

La desgracia del compañero ha sido su suerte, pues de no mediar el paso por la enfermería de Arrizabalaga, en este momento Herrerín llevaría dos meses largos sin entrar en el equipo, limitándose a entrenar, totalmente ajeno a la competición. Fue el 7 de diciembre la fecha del cierre de la fase de grupos de la Europa League y, al contrario que en campañas anteriores, el Athletic ha estado exento de la Copa en enero porque en noviembre fue sorprendido por el Formentera en San Mamés y quedó eliminado. En todo este tiempo Herrerín no hubiese hallado sitio en las alineaciones y comparecería en Moscú después de una inactividad poco recomendable. No es el caso.