compañía de baile

‘Black Marrow’ llega este fin de semana al Arriaga

La obra de esta compañía islandesa se representará el viernes y sábado

Oier Pérez - Martes, 13 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

bilbao - La obra de la exitosa compañía de baile Iceland Dance Company, Black Marrow, estará disponible para el deleite del público que se acerque al Teatro Arriaga este fin de semana. Las sesiones en las que el espectáculo será reproducido serán dos;la primera de ellas, este viernes 16 de febrero a las 20.00 horas, y la próxima el día siguiente, el sábado 17, a la misma hora. Los espectadores interesados en presenciar la obra podrán adquirir las entradas en la página web del Teatro y en la taquilla física del mismo teatro.

Black Marrow es una obra nacida de la colaboración entre los coreógrafos Erna Ómarsdóttir y Damien Jalet. No será la primera vez que un trabajo de la sueca pise el suelo bilbaino, ya que hace algo más de diez años una de sus obras fue reproducida en las inmediaciones del Museo Guggenheim. La música que se encargará de marcar el ritmo de la actuación correrá a cargo del australiano Ben Forst, que en 2015 fue galardonado con el distintivo de Mejor Música Original de los Premios de las Artes Escénicas Islandesas en 2015.

La obra contará con las actuaciones de artistas reconocidos en el panorama internacional como Bjork o Jan Fabr. Asimismo, Cameron Corbett, Einar Nikkerud, Elín Signý Weywadt Ragnarsdóttir, Halla Þórðardóttir, Hjördís Lilja Örnólfsdóttir, Inga Maren Rúnarsdóttir, Sergio Parés Agea y Þyri Huld Árnadóttir serán los bailarines que completarán el reparto de la obra de Ómarsdóttir y Jalet.

Según anunció el propio teatro, la “impresionante puesta en escena” y la multitud de “movimientos originales” son parte de la identidad de la obra: “Se mueven juntos, se retuercen y pueden adoptar la forma de fósiles, máquinas o dioses paganos para dar forma a esta composición de baile que retrata un mundo en el que los instintos han sido industrializados”. Además de la música que imprimirá un alto ritmo a los bailarines, un conjunto de imágenes, junto con los movimientos que los intérpretes lleven a cabo sobre la palestra del Arriaga, tratarán de provocar en el público, además de una sensación de disfrute, una reflexión acerca del medio ambiente.