El régimen de Teherán se da un baño de masas

Irán pretende contrarrestar la incertidumbre creada por los nuevos llamamientos a protestas antigubernamentales

Lunes, 12 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Teherán - El régimen iraní logró que sus seguidores tomaran las calles del país para mostrar su respaldo a la República Islámica y contrarrestar así la incertidumbre creada por los nuevos llamamientos a protestas antigubernamentales. Solo en Teherán, cientos de miles de personas abarrotaron la emblemática plaza Azadi y las avenidas de los alrededores para conmemorar el 39 aniversario del triunfo de la Revolución Islámica, que en 1979 derrocó al shá Mohamad Reza Pahleví e instauró en Irán un régimen teocrático.

Los participantes en estas marchas oficiales portaron banderas nacionales y fotografías del imán Jomeiní, fundador de la República Islámica, y del líder supremo iraní, Ali Jameneí, quien había instado a una gran movilización. En los lemas y las pancartas predominaron los míticos “muerte a América y muerte a Israel”, junto con frases como “solo he venido por el amor a mi líder” e “independencia, libertad, República Islámica”.

También hubo gritos contra los “sedicionistas”, como denominan las autoridades y sus partidarios a los contrarios al sistema. El presidente iraní, Hasan Rohaní, pidió a la población y a los partidos políticos “unidad” para defraudar a los “enemigos” que siembran discordia entre la nación iraní.

“El próximo año debe ser el año de la madurez de esta revolución y (...) de la unidad nacional”, dijo el presidente, quien subrayó que las elecciones presidenciales del pasado mayo fueron una demostración del “amor al sistema” del pueblo iraní. La conmemoración de la efeméride este año coincide con llamamientos en las redes sociales a manifestarse contra el régimen, siguiendo la línea de las protestas registradas a finales de diciembre y principios de enero.

Esas protestas, que se saldaron con 25 muertos y un millar de detenidos, comenzaron denunciando los problemas económicos que sufre el país pero pronto derivaron en críticas contra el propio sistema de la República Islámica. Aludiendo a estas protestas, Rohaní insistió en su alocución de ayer en denunciar la injerencia de Estados Unidos en este movimiento. “Los estadounidenses querían intervenir en los asuntos internos de nuestro país, pero nuestro pueblo anuló la conspiración con unidad y resistencia”, aseveró. - Marina Villén