arranque de los Juegos Olímpicos de Invierno

Pyongang propone a Seúl celebrar una cumbre “lo más pronto posible”

Esta sería la tercera cita intercoreana de la historia y la primera en más de una década de desencuentros

Andrés Sánchez Braun - Domingo, 11 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:00h.

Seúl - El líder norcoreano, Kim Jong-Un, invitó ayer al presidente surcoreano, Moon Jae-in, a celebrar en Pyongyang “lo más pronto posible” la que podría ser la tercera cumbre intercoreana de la historia y la primera en más de 10 años. Fue Kim Yo-Jong, hermana del propio líder, la que le transmitió el mensaje a Moon durante el encuentro que este mantuvo ayer en Seúl con la delegación del régimen norcoreano que ha realizado un histórico viaje al Sur coincidiendo con el arranque de los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebran en territorio surcoreano.

En una reunión que la oficina presidencial de Corea del Sur calificó de “muy cordial”, Moon mostró a Kim Yo-Jong su deseo de hacer realidad la cumbre propuesta e instó a que los dos países, que técnicamente aún siguen en guerra, generen antes “las condiciones necesarias” para posibilitar su viaje a Pyongyang. Aunque hasta ahora se ha dicho que Yo-Jong estaba incluida en la delegación norcoreana que permanecerá hasta hoy en el Sur, el portavoz presidencial surcoreano señaló ayer que ha venido en calidad de “enviada especial” del líder.

Kim, que es directora de propaganda y agitación además de miembro del politburó del partido único norcoreano, entregó a Moon una carta manuscrita de su hermano en la que le expresa su “deseo de mejorar las relaciones” entre los dos países. Hasta la fecha solo se han producido dos cumbres de jefes de Estado de las dos Coreas;ambas en Pyongyang en los años 2000 y 2007 durante el decenio de la llamada era de “la política del sol”, que marcó la fase de mayor acercamiento hasta la fecha entre los dos países. Estas cumbres involucraron al fallecido líder y padre de Kim Jong-Un, Kim Jong-Il, y a los también desaparecidos expresidentes del Sur -ambos liberales, como Moon- Kim Dae-jung y Roh Tae-woo, respectivamente-.

Durante el encuentro de ayer en Seúl, en el que también participó el presidente honorífico norcoreano, Kim Yong-nam, Moon urgió a su vez a Pyongyang a tratar de retomar el diálogo con Estados Unidos para desactivar las tensiones marcadas por las continuas pruebas de armas del régimen y sus cruces de amenazas con el presidente norteamericano Donald Trump.

“Un pronto reinicio del diálogo entre Estados Unidos y el Norte es también algo necesario para un mayor desarrollo de las relaciones entre Corea del Sur y Corea del Norte”, puntualizó Moon, según explicó a los medios de comunicación uno de sus portavoces.

“Deshielo olímpico” La histórica presencia de la delegación y de Kim Yo-Jong -que ha sido el primer miembro de la dinastía Kim en viajar al Sur- en el país vecino responde a los acuerdos alcanzados el pasado enero entre las dos Coreas para que el Norte participara en los Juegos Olímpicos de PyeongChang 2018. El Gobierno de Moon Jae-in está convencido de que este nuevo acercamiento intercoreano en el marco de los Juegos Olímpicos puede ayudar a mejorar el panorama regional y a que Pyongyang y Washington se sienten a hablar. La amplia cobertura que los medios estatales norcoreanos dieron a la inauguración de los Juegos Olímpicos -en los que las dos Coreas marcharon juntas por primera vez en más de una década- apunta a que el régimen, al menos, está tratando de transmitir cierto entusiasmo a su ciudadanía con motivo de este “deshielo olímpico”.

Negativa de EE.UU. Washington parece sin embargo seguir mostrando escepticismo al respecto, tal y como escenificó en la víspera el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, que no saludó a la delegación norcoreanana ni en el palco de autoridades durante la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos ni en la cena de mandatarios previa.

Los portavoces de Pence argumentaron ayer en su defensa que tampoco la hermana de Kim Jong-Un o el presidente honorífico norcoreano hicieron ademán alguno de saludar o mantener contacto con el vicepresidente estadounidense. Lo cierto es que Pence, además, no estuvo presente cuando Moon y el presidente del COI, Thomas Bach, accedieron al palco del estadio olímpico para saludar a la pareja norcoreana y al resto de autoridades invitadas y apareció solo brevemente en el banquete previo.

Durante la inauguración de los juegos, Pence criticó el desfile militar celebrado por Corea del Norte en la víspera, que calificó de “una amenaza al mundo”. El desfile militar organizado por Pyongyang justo antes de estos “Juegos de la Paz” supuso “otro de los esfuerzos del régimen por exhibir sus misiles balísticos y para lanzar amenazas a la región y al mundo”, y “una más de sus constantes provocaciones”, dijo Pence.

El vicepresidente de Estados Unidos ha insistido durante su viaje a Corea del Sur en la línea dura con Pyongyang, a quien Washington insta a dar pasos hacia la desnuclearización antes de retomar el diálogo. Asimismo, ha anunciado mas severas sanciones contra el régimen como castigo por sus programas de armas.