por las concesiones a los socialdemócratas

Merkel sale al paso de sus críticos y defiende el acuerdo de coalición

La canciller de Alemania, Angela Merkel, salió hoy al paso de las críticas dentro de su propio partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU), por las concesiones hechas a los socialdemócratas en el acuerdo para reeditar la gran coalición, tanto en lo programático como en el reparto de ministerios.

Rodrigo Zuleta - EFE - Domingo, 11 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 20:19h.

BERLÍN. Las concesiones, dijo Merkel en el programa Berlin Direkt de la segunda cadena de la televisión alemana ZDF, son "dolorosas" pero "necesarias".

A los que sugerían un relevó en la cúpula da la agrupación Merkel dejó claro que pensaba gobernar cuatro años y mantener simultáneamente la jefatura del partido.

"Naturalmente un partido hace sus reflexiones cuando alguien es canciller durante doce años. Es claro que esa persona no puede seguir doce años más. Pero hablé antes dentro del partido con claridad acerca de que si me presentaba, era para los cuatro años completos", dijo.

"Soy de esas personas que cumplen lo que prometen", dijo Merkel que antes de las elecciones subryó que se presentaba para gobernar una legislatura completa.

En caso de un rechazo del acuerdo por parte de las bases del Partido Sociademócrata (SPD) y eventuales nuevas elecciones, Merkel no descartó volverse a presentar como candidata de su partido aunque insistió en que su esperanza es que el pacto de coalición sea aprobado.

"Espero que el acuerdo sea aprobado y creo que hay bases para ello", dijo Merke.

Las críticas contra Merkel proceden principalmente del ala conservadora del partido (un diputado, Oliver Guttig, dijo a través de Twitter que al menos la CDU había mantenido la cancillería) y su punto principal era la cesión a los socialdemócratas del Ministerio de Finanzas.

"La decisión fue dolorosa pero aceptable", dijo Merkel a la cadena de la televisión alemana ZDF saliendo al paso de los críticos dentro de su propio partido, la CD), cuyo principal blanco de ataque es la renuncia a la cartera de Finanzas.

"La alternativa hubiera sido no formar Gobierno. En ese sentido, la CDU ha pagado un alto precio por una nueva gran coalición pero es un precio que se puede defender". agregó.

"Lo importante es que nos hemos comprometido a una línea política común en todos los campos, no es que vayamos a tener un ministro de Finanzas que pueda hacer y dejar de hacer lo que le parezca", añadió.

Además, la canciller señaló que a cambio la CDU ha recuperado el Ministerio de Economía, que no ocupaba desde hace décadas, y que por el reparto de competencias en las carteras tiene ahora también la responsabilidad de la construcción de vivienda.

Merkel dijo que la gente no hubiera entendido que los partidos explicasen que aunque habían llegado a un acuerdo en lo programático no habían podido llegar a un consenso sobre el reparto de puestos.

La canciller fue interrogada sobre lo que ha ocurrido en los últimos días en el SPD, donde su líder, el expresidente del Parlamento Europeo Martin Schulz tuvo que ceder a la presión y renunciar a ocupar la cartera de Exteriores, y acerca de si ello no obligaba a replantearse el reparto.

"Hemos negociado con el SPD y no sólo con Martin Schulz. El reparto está hecho y es competencia de los socialdemócratas decidir quien ocupa la cartera de Exteriores", dijo Merkel.

Con respecto a los ministros de su partido, Merkel dijo que la lista definitiva deberá presentarse antes del congreso de la CDU que deberá aprobar el 26 de febrero el acuerdo de coalición.

"Creo que tenemos que presentarle al congreso no sólo el acuerdo sino también el equipo con que queremos formar el nuevo Gobierno", dijo la canciller.

En la lista de ministros de la CDU, según Merkel, deberá estar reflejada toda la variedad del partido e insinuó que habrá una renovación al decir que "no estarán representados sólo mayores de 60 años". EFE