tras nuevo fiasco frente al Las Palmas

Síntomas enfermizos

La sequía histórica del Athletic en San Mamés, de solo ocho goles anotados, retrata el fútbol cicatero de los de Ziganda, carentes de un ideario ofensivo creíble

Pako Ruiz - Domingo, 11 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

bilbao - Apenas asomaron rostros risueños. No había motivos para ello. En el día después del nuevo fiasco firmado por el Athletic frente al Las Palmas reinó más el silencio que la cháchara en las instalaciones de Lezama, donde el colectivo rojiblanco, técnicos y jugadores, está obligado a acentuar su reflexión para encontrar los remedios a sus problemas, que ofrecen síntomas enfermizos. Uno de ellos lo causa la histórica sequía goleadora que azota a este Athletic en San Mamés, con un pobrísimo bagaje de ocho tantos ejecutados en once encuentros en su guarida, un récord negativo que ni siquiera se alcanzó en el llamado bienio negro, todavía presente en la memoria athleticzale.

Es un dato revelador. El conjunto de José Ángel Ziganda se atasca en La Catedral porque no genera fútbol y así es complicadísimo batir al contrario, que se encuentra más cómodo de lo esperado en ese escenario. Las Palmas, vicecolista, sacó rédito de semejante vulgaridad de los leones y regresó a casa sin recibir gol alguno, en lo que es la primera ocasión en que lo hace este curso como visitante, lo que supone echar más sal a la herida. Por si fuera poco, el Athletic ha sido incapaz de ver puerta en sus dos duelos ante el equipo de Paco Jémez, que es el segundo más goleado, con 50 tantos encajados, de LaLiga Santander por delante solo del Deportivo, con 51.

Ziganda reconoce sentirse cuestionado, pero a la vez se siente fuerte. Son dos términos antónimos. Sin embargo, encajan en este Athletic irreconocible y muy poco creíble, pese a que sus resultados en los meses de diciembre y enero taparan un poco sus miserias. Unas carencias que tienen su impacto en la pegada, especialmente en San Mamés, lo que es aún más inquietante. Es sus desplazamientos ha sellado el doble de goles que en Bilbao. El mundo al revés. No en vano, el Athletic no ha sido capaz de hacer gol en cinco de sus once duelos en el Botxo, entre ellos el inaugural frente al Getafe, que venía de la Liga 1,2,3,, y el del viernes frente al penúltimo clasificado.

viaje al pasado Son números que hacen rememorar los malos tiempos, que emergen como aviso cuando se dan situaciones similares. Esta es una de ellas. La familia athleticzale las pasó canutas durante las temporadas 2005-206 y 2006-07, cuando incluso la amenaza de un descenso demoledor llegó a ser real. El conjunto de Ziganda presenta una cosecha goleadora inferior a aquellas dos referencias, una estadística en la que detenerse. En el primer ejercicio de ese bienio maldito el Athletic, dirigido por José Luis Mendilibar y después por Javier Clemente, había anotado diez dianas frente a las ocho actuales, en tanto que un año después esa cantidad se elevó en una unidad, hasta los once goles. Sin embargo, la rentabilidad es contradictoria y favorece en este caso al colectivo de Ziganda, que ha sumado quince puntos en Bilbao, frente a los doce y nueve puntos, respectivamente, de entonces.

Aritz Aduriz ha acaparado la mitad de los tantos sellados por los leones en La Catedral, pese a que el donostiarra, que hoy cumple 37 años de edad, no atraviesa por un momento de inspiración. El pichichi rojiblanco ha visto puerta ante el Girona, Villarreal, Alavés y Eibar, mientras que los cuatro goles restantes llevan tantas firmas. Muniain, hoy en día en el dique seco, marcó ante el Girona;Raúl García, frente al Atlético de Madrid;Vesga dio la victoria sobre el Sevilla y Etxeita hizo el primero frente al Alavés. Iñaki Williams, mientras, suma catorce meses sin marcar en liga en San Mamés.

europa league