La Europa League, regalo de cumpleaños

Aritz Aduriz, que cumple hoy 37 años, retomará el jueves su estrecha relación con el torneo continental

Un reportaje de Arkaitz Aramendia - Domingo, 11 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

NO atraviesa el Athletic el mejor momento de la temporada. Tampoco Aritz Aduriz, pero el jueves vuelve la Europa League y el veterano delantero rojiblanco, que cumple hoy 37 años, acostumbra a esbozar una diabólica sonrisa siempre que eso ocurre. Se trata, no en vano, de una competición que potencia la voracidad goleadora de un jugador curtido en mil batallas y con la portería rival siempre entre ceja y ceja. Los números, fríos y reveladores a partes iguales, reflejan la estrecha relación entre el donostiarra y un torneo que le ha visto protagonizar noches inolvidables. Tanto es así que el guipuzcoano asoma como el quinto máximo goleador en la historia conjunta de la Copa de la UEFA y la Europa League, con la que volverá a reencontrarse en Moscú.

Será en la visita al Spartak en la ida de los dieciseisavos de final cuando Aduriz vuelva a escena en Europa para intentar agrandar su leyenda en el torneo, en el que pretende seguir brillando con luz propia para sacar al Athletic de una depresión futbolística a la que no se ve fin. El encuentro ante el conjunto ruso será el undécimo que disputará el 20 rojiblanco en la presente edición de un campeonato que arrancó para los leones en la tercera ronda previa a la fase de grupos. Los pupilos de José Ángel Ziganda tuvieron que ganarse su presencia en la liguilla en sendas eliminatorias frente a Dínamo de Bucarest y Panathinaikos. En ambas, cómo no, dejó su huella Aduriz, que batió al cuadro rumano en el partido de vuelta que albergó San Mamés, así como en la visita al equipo griego, que vio en la ida cómo dos goles del donostiarra facilitaban una remontada (2-3) que sería definitiva a la postre.

Fue así como el punta rojiblanco, siempre al pie del cañón en Europa, encaró una fase de grupos en la que tardó en ver portería. No lo hizo en las dos primeras jornadas, pero sí en la tercera frente al Ostersunds a domicilio. Una vez abierta la lata continental, Aduriz no paró. Fiel a sus citas goleadoras con la Europa League, repitió dos semanas después contra el conjunto sueco en La Catedral, donde firmó un doblete salvador en la visita del Hertha Berlín a Bilbao para cerrar la liguilla con una nueva diana contra el Zorya Luhansk en Ucrania. Tan importante fue su incidencia directa en la sufrida clasificación del Athletic para unos dieciseisavos de final en los que espera el Spartak de Moscú, que la UEFA nombró al donostiarra mejor jugador de la fase de grupos del torneo, gracias a sus cinco tantos.

Los mismos goles que, curiosamente, firmó la pasada temporada ante el Genk en San Mamés. Fue una noche para la historia. Aduriz, desatado, se bastó para tumbar al cuadro belga en un choque que finalizó con un espectacular 5-3 favorable a los entonces pupilos de Ernesto Valverde. El ariete rojiblanco, con tres goles desde el punto de penalti, se convirtió en el primer jugador en marcar cinco tantos en la historia de la Europa League. También en el más veterano en hacerlo en cualquier partido de competición europea. Tamaño hito no hizo sino dar continuidad a la consagrada relación de amor existente con un torneo en el que Aduriz ya se erigió en máximo goleador en la edición 2015-16, en el que sumó diez goles en los once partidos europeos que jugó hasta la eliminación de los leones a manos del Sevilla en los cuartos de final.

16 dianas este curso Tenía entonces el donostiarra 35 años, dos menos de los que suma desde hoy en una temporada en la que vuelve a figurar como principal referencia ofensiva del Athletic. Convertido en el máximo goleador del conjunto bilbaino, merced a sus dieciséis dianas en los 34 choques oficiales disputados, Aduriz rendirá visita al Spartak sabedor de que jugará desde el pitido inicial. Lo hará, tras haber salido desde el banquillo en los dos últimos partidos de liga afrontados por el Athletic a domicilio, debido a la cartulina que vio el viernes ante la Unión Deportiva Las Palmas en San Mamés.

La amonestación, la quinta de la temporada, le impedirá estar presente el domingo en el Wanda Metropolitano, donde los hombres de Ziganda desafiarán al Atlético sin el guipuzcoano y sin Raúl García, también sancionado por acumulación de tarjetas. Sendas bajas provocarán que ambos sean titulares el jueves en Rusia, donde Aduriz intentará repetir como goleador en un partido de ida de dieciseisavos de final de la Europa League. Ya marcó, no en vano, en el envite del pasado curso frente al APOEL en San Mamés, donde el Athletic se impuso por un 3-2 que no fue suficiente para dejar en la cuneta al equipo dirigido por Thomas Christiansen.

La inesperada eliminación supuso una gran decepción para afición, cuerpo técnico y jugadores. Entre ellos, para Aduriz, quien liderará el jueves una nueva ofensiva rojiblanca a nivel continental en una temporada marcada por las notables dificultades para perforar las redes rivales en el plano colectivo. Tras dos partidos de liga sin poder relacionarse con el gol, el delantero donostiarra, recién cumplidos los 37 años, tratará de poner el punto final a tan corta sequía convirtiendo la Europa League en un inmejorable regalo de cumpleaños.

los datos