Kepa, “muy contento” con el recibimiento de la afición

señala en el plano colectivo que “no estamos jugando bien, pero no estamos tan mal”

A, Aramendia - Domingo, 11 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

bilbao - Dos meses después de posar como titular en la visita liguera al Levante y una vez finalizado el culebrón relacionado con su renovación, Kepa Arrizabalaga (Ondarroa, 3-X-1994) volvió a jugar el viernes con el Athletic. Lo hizo, tras superar su lesión, en la visita de la Unión Deportiva Las Palmas a San Mamés, donde fue bien recibido por parte de la parroquia rojiblanca, circunstancia que contentó al guardameta vizcaino, que no temía algo diferente. “Me han recibido con una ovación al principio de cada tiempo y no tenía miedo al recibimiento de la afición, porque siempre me ha recibido muy bien. Quizás mejor de lo que hubiera imaginado y ha vuelto a ser así, por lo que estoy muy contento”, reconoció el cancerbero rojiblanco en los micrófonos de la Cadena Ser, mostrando también su satisfacción por las “buenas” sensaciones acumuladas en el plano personal durante un envite en el que “la lesión también ha respondido bien”.

Menos agradables fueros los síntomas que ofreció el Athletic a nivel colectivo. El choque, que tocó a su fin sin goles en el marcador, volvió a dejar al descubierto las numerosas lagunas de un equipo falto de “fluidez”, según confesó el propio Arrizabalaga. “Este año no estamos metiendo muchos goles en San Mamés. Nos falta mejorar el juego y tener más fluidez, porque las ocasiones que hemos tenido han sido más por empuje que por buen fútbol, pero tenemos que juntarnos y seguir entrenando para mejorar todos”, apuntó el guardameta, quien subrayó aun así que “es verdad que no estamos jugando bien, pero no estamos tan mal”.

“El jueves tenemos un partido ilusionante. Quizás ahora hay más pesimismo en el entorno, pero para llegar a jugar este partido hemos tenido que ganar muchos el año pasado para quedar séptimos, pasar dos previas y una fase de grupos que no ha sido nada fácil”, manifestó asimismo el portero del Athletic, quien advirtió además de la dificultad que entrañará la eliminatoria de dieciseisavos de final de la Europa League ante el Spartak de Moscú, un equipo que “viene de Champions, pero vamos a ir con todas las garantías del mundo para traer un buen resultado de allí”.

En cuanto a su renovación, Arrizabalaga remarcó que la tardanza en la toma de su decisión se debió a que “iba a marcar mi futuro futbolístico y al final he renovado ocho años con el Athletic y estoy muy contento, pero era una situación que requería su tiempo al ser futbolística y también de vida, de dónde te vas a ver en un futuro”.

de marcos, comprensivo Óscar de Marcos, que regresó al once inicial el viernes tras superar su lesión muscular, también valoró el delicado momento que atraviesa el equipo e incidió en las “ganas” de vencer y convencer que hay dentro del vestuario rojiblanco. “Necesitamos ganar ya. Se nota en el ambiente que todo el mundo desea y nos exige eso y lo que queremos es dar una alegría a nuestra gente, porque se lo merece”, declaró el de Biasteri, quien admitió que los jugadores “sabemos y apreciamos desde abajo cómo está la afición”.

“Si supiésemos cuál es la solución la pondríamos. Al final todos vemos lo mismo, que el fútbol no es fluido, que no estamos haciendo triangulaciones que puedan darnos esa confianza también y estamos tirando de ganas y de ímpetu”, explicó De Marcos, convencido de que retomar la Europa League y volver a jugar entre semana “le puede venir bien al equipo”.