Mesa de Redacción

La bicimáquina

Por J. Rodríguez - Viernes, 12 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:13h.

LA forma más rápida de viajar al futuro es con una bicicleta estática. ¿Con cuál? Pues con la que tenemos en el trastero muerta de risa. La de un servidor marca 850 metros en el cuentakilómetros. Me acuerdo que los hice al día siguiente de los Reyes Olentzeros de 2009. Me puse a pedalear con mi pantalón acolchado, camiseta transpirable, botellín de agua con pajita y los éxitos musicales del Giro, el Tour y la Vuelta al Estado español de España. Lo que pasa es que me llamaron por teléfono, salí de casa y hasta hoy. Se me había olvidado que la tenía hasta que leí un reportaje en el que hablaban de las bicimáquinas y la gran aportación que pueden hacer a la calidad de vida en países con problemas energéticos. Y solo hay que echar un vistazo a la factura de la electricidad de este mes para constatar que nos encontramos en ese grupo. Así que más pronto que tarde puede que tengamos que pedalear para que la televisión se encienda. A menos, claro está, que todos esos macizos y macizas que se machacan en los gimnasios quieran donar su producción eléctrica al bien común. No lo creo, porque luego llegan a casa y baten los huevos con la minipimer. Por lo pronto, yo he bajado la bicicleta estática a la sala, para asombro de mi mujer, que siempre había pensado que era un perchero de diseño. Este finde empiezo a generar energía acompañado del hámster que, con su rueda, quiere aportar su granito de arena. Espero que nadie nos llame por teléfono.

@caducahoy