renueva contrato hasta 2021

El año de Herrerín

En su quinta campaña en el Athletic, se encuentra en situación de lograr el registro propio de un titular

José L. Artetxe - Jueves, 11 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:14h.

bilbao - La volubilidad del fútbol desaconseja las proyecciones a largo plazo, incluso a medio, aunque los últimos acontecimientos apuntan a que Iago Herrerín se halla en la temporada más importante de su carrera. A día de hoy, no resulta descabellado afirmar que está en condiciones de completar sus mejores estadísticas en la máxima categoría, pues se ha convertido por derecho en el portero titular del Athletic. De no surgir contratiempos en forma de lesiones o producirse un giro inverosímil en la situación de Kepa Arrizabalaga, cuando la competición expire, allá por el mes de mayo, en la hoja de servicios de Herrerín constarán unos cuarenta encuentros oficiales.

De momento, en el choque del pasado domingo ante el Alavés alcanzó a Arrizabalaga en partidos y minutos disputados en el vigente curso. Ambos figuran ahora con 15, que en el caso de Herrerín se distribuyen de la siguiente manera: diez de Europa League, cuatro de liga y uno de Copa. Si José Ángel Ziganda mantiene su apuesta, a Herrerín le aguardan otros 20 compromisos correspondientes a la liga y un par más como mínimo en el torneo continental, en el marco de los dieciseisavos de final frente al Spartak de Moscú, cruce fijado para febrero.

Y el técnico no tiene en principio razón alguna para cuestionar la continuidad de Herrerín en el marco rojiblanco. Por una parte, habría que ponderar su rendimiento, que es absolutamente satisfactorio. Respondió con nota alta mientras fue utilizado esporádicamente y desde que actúa de seguido no ha hecho sino corroborar su eficiencia. Además, se antoja evidente que su competidor directo prácticamente se ha borrado del mapa como consecuencia de los devaneos protagonizados en el interminable proceso de negociación de su nuevo contrato. Asimismo, es improbable que de asentarse en las convocatorias la pareja formada por Herrerín y Unai Simón, este tuviese acceso a las alineaciones.

el centenar En las cinco temporadas que Herrerín lleva militando en Primera División su tope estaba situado en 26 partidos. Esto fue el año anterior gracias a que ante la dificultad manifiesta de acumular minutos por coincidir en el puesto con Arrizabalaga y Gorka Iraizoz, el bilbaino tomó la determinación de salir cedido a otro club de la élite, el Leganés, aprovechando la puerta que se le abría en el mercado invernal. Asier Garitano le garantizó que sería su primera opción y en efecto pudo explayarse a lo largo de toda la segunda vuelta en el conjunto madrileño, donde sumó 21 partidos, que se agregaron a los cinco que había tenido con el Athletic en la Europa League.

Un año antes, en la campaña 2015-16, no anduvo lejos del citado guarismo debido a que el Athletic logró clasificarse para los cuartos de final de la Europa League viniendo de superar dos rondas de ajuste en verano. Fueron entonces 16 citas internacionales, más seis de Copa y dos en liga. En realidad, Herrerín está muy cerca de traspasar la barrera de los cien partidos al más alto nivel, pues se le computan ya 71 con la camiseta del Athletic y los 21 de su fructífera etapa en el Leganés.

Un hito en su trayectoria que se hará realidad en breve, pocas semanas después de ingresar en la treintena. Sin duda, una recompensa ajustada al tesón mostrado por un profesional que no ha vivido precisamente un camino de rosas. No fue gratuita la expresión “donde muchas veces cuesta estar” que pronunció ayer en referencia al primer equipo del Athletic. Herrerín lo sabe bien tras haberse visto en la tesitura de hacer las maletas con destino al Barakaldo, el Atlético de Madrid B, el Numancia o el Leganés. Entre pitos y flautas cuatro años lejos de casa para alguien que se estrenó en el Athletic a la edad de 25 años.

Una trayectoria no comparable a la descrita por Kepa Arrizabalaga, que estuvo cedido año y medio en la Ponferradina y el Valladolid, debutó en el Athletic antes de soplar 22 velas y accedió a la titularidad de forma definitiva solo unos meses más tarde. A día de hoy, en su ficha como portero de élite constan 38 partidos.