Francia investigará a Apple por sus baterías ‘ralentizadas’

La caducidad programada de dispositivos tecnológicos es un acto ilegal para la Justicia gala

Efe / DEIA - Miércoles, 10 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h.

París - La Fiscalía francesa investiga a la multinacional estadounidense Apple por los delitos de “fraude” y “ralentización programada” debido a la manipulación de las baterías en sus iPhone más antiguos, confirmaron fuentes judiciales. La investigación, iniciada por la denuncia de la asociación francesa Halte l’Obsolescence Programmée (HOP) [Alto a la ralentización programada], la llevará a cabo la Dirección General de la Competencia, del consumo y de la lucha contra los fraudes.

La ralentización intencionada de los modelos más antiguos ha generado controversia entre sus millones de clientes hasta tal punto que la empresa ha pedido disculpas por el “malentendido” y ha ofrecido descuentos para cambiar de baterías. Solo en Estados Unidos se presentaron al menos nueve demandas colectivas que acusaban a Apple de fraude, publicidad engañosa y enriquecimiento ilícito.

Algunos usuarios de iPhone llevan tiempo denunciando que la compañía los ralentiza de forma artificial a través de la actualización de iOS para incentivar la compra de nuevos modelos. Tal y como informaban desde FayerWayer, el punto delicado es que la investigación, abierta desde el 5 de enero, acusaría directamente a Apple de cometer una “estafa”. Y es que alterar el rendimiento y duración activa de sus dispositivos funcionaría como una estrategia manipulativa enfocada a forzar a sus clientes a renovar su equipo antes de lo necesario e impulsar sus ventas.

Bajo esa perspectiva, Apple podría ser demandada por todos los dispositivos inteligentes vendidos en Francia desde el 17 de agosto de 2015, fecha de la promulgación de la Ley de Transición Energética. Si el proceso legal avanza podría representar una amenaza económica seria para Apple. “Además de que marcaría un precedente legal histórico e incómodo para la compañía”, agregaban en este portal de información.

Desde el gigante tecnológico dan una explicación: como las baterías de iones de litio se van degradando, pierden prestaciones y dejan de ser capaces de atender los picos de demanda del procesador en ciertas circunstancias, lo que provoca que el teléfono se apague de repente y una mala experiencia en los usuarios. La solución que adoptó Apple, sin informar previamente, fue ralentizar el reloj del procesador.