a partir de marzo

El Museo Balenciaga dedicará 2018 al valor patrimonial de las creaciones del modisto

Una exposición con 90 piezas explicará a partir de marzo cómo creaba el getariarra y sus aportaciones

Arantzazu Zabaleta - Miércoles, 10 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h.

donostia - El Museo Cristóbal Balenciaga dedicará el año 2018 a intentar difundir el valor patrimonial de las creaciones del modisto getariarra, a explicar su forma de crear y a hacer entender sus aportaciones al mundo de la moda y, a través de ella, a la cultura en general. Además, el museo ahondará en que el valor patrimonial del trabajo de Balenciaga es también fuente de nuevas creaciones y acogerá otra exposición con las creaciones de una treintena de estudiantes de las mejores escuelas y universidades de moda a partir de su visita a Getaria y del estudio de la obra de Balenciaga.

La directora del museo, Miren Vives, presentó ayer el programa previsto para este año e hizo balance también de los resultados de 2017, un año en el que aumentaron las visitas al museo un 14% con respecto al año anterior hasta alcanzar los 51.300 visitantes.

Vives compareció junto al diputado de Cultura, Denis Itxaso, y el viceconsejero de Cultura del Gobierno vasco, Joxean Muñoz, que destacó que el museo no se limita a “enseñar algo hermoso”, en referencia a los trajes creados por el modista, sino que apuesta por un “trabajo intelectual y científico” para ser un “centro de conocimiento riguroso del patrimonio” legado por Balenciaga.

Vives concretó que la exposición Balenciaga. Revolución y legado que se inaugurará el 23 de marzo y permanecerá expuesta hasta el 27 de enero de 2019 ocupará 900 metros cuadrados del museo y contará con 90 piezas de indumentaria, de las cuales 30 no se habían expuesto en el museo con anterioridad. También habrá otro tipo de elementos y material relacionado con el oficio, así como contenidos digitales creados por el museo durante los últimos años y que servirán para ayudar a entender el proceso creativo de Balenciaga.

Vives destacó que la indumentaria “también es parte del patrimonio cultural y expresión de la creatividad humana”. Recordó que en 2018 se cumplen 50 años del cierre de las tiendas de Balenciaga: “Al dejar de crear nuevos diseños, surge el valor patrimonial de lo que existía ya, es algo que ha dejado huella y que merece ser coleccionado”, explicó. Así, a partir de 1970 comenzaron a organizarse distintas exposiciones con el trabajo del modisto de Getaria, que llevaron sus diseños a Nueva York, Tokio o Barcelona.

nuevos modistos Bajo el título Balenciaga y la revolución de la silueta, en referencia a una de las principales aportaciones del diseñador de Getaria, llegará la segunda gran muestra del año. En realidad la exposición es el resultado de un proyecto educativo que arrancó en 2016 en colaboración con seis de las más prestigiosas escuelas y universidades de moda de todo el mundo: Central Saint Martins en Inglaterra, The Royal Danish Academy of Fine Arts en Dinamarca, Iceland Academy of the Arts en Islandia, Shenkar College of Engineering, Design and Arts en Israel, Seika Kyoto University en Japón y Parsons the New School of Design de Estados Unidos.

Gracias a ese proyecto 150 alumnos de todo el mundo, incluidos doce jóvenes vascos gracias a la colaboración con la asociación Bilbao Art&Fashion, han visitado el museo de Getaria y han analizado la obra de Balenciaga. A partir de lo estudiado cada uno presentará una nueva creación y una treintena de ellas se expondrán en el museo a partir de mayo.

En este proyecto está colaborando la profesora del Central Saint Martins de Londres Elisa Palomino, que durante la presentación de ayer destacó que convivirán en Getaria las dos exposiciones: la dedicada al patrimonio del modisto y la reinterpretación que hacen de él los futuros diseñadores. Destacó, además, que gracias a la colaboración con el museo el legado de Balenciaga está llegando tanto a los alumnos como a los profesores de los mejores centros del mundo.

También Muñoz destacó la importancia de que los nuevos creadores trabajen sobre el conocimiento del patrimonio que ya existe, en este caso, en referencia a las creaciones de Balenciaga.

empujón Por su parte, el diputado de Cultura, Denis Itxaso, incidió en que con esta programación el museo quiere “entrar en una nueva fase” aprovechando el “empujón” que supuso en 2017 la muestra dedicada a los diseños coleccionados por Rachel Mellon, abierta todavía hasta el 29 de enero. La exposición tuvo un gran eco internacional y ayudó a aumentar el número de visitantes.