Trump anuncia que impulsará una reforma migratoria

El presidente llevará al Congreso un programa para reemplazar el plan DACA y reforzar la frontera con México

Efe - Miércoles, 10 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h.

Washington - El presidente de EE.UU., Donald Trump, dijo ayer que el Congreso recibirá en los próximos días un programa para reemplazar el plan DACA (que protegía de la deportación a jóvenes indocumentados) y reforzar la frontera con México, y que después podría aprobarse una reforma migratoria más amplia.

En una reunión en la Casa Blanca con unos 25 congresistas y senadores de ambos partidos, Trump anunció que el legislador republicano Bob Goodlatte presentará en los próximos días un proyecto de ley para sustituir el DACA. Será un “proyecto de ley lleno de amor” hacia los “soñadores” (los beneficiarios del DACA) pero también debe incluir medidas para fortalecer la frontera con México, acabar con la “migración en cadena” que permite a los residentes permanentes en EE.UU. llevar al país a sus familiares y poner fin a la llamada lotería de visados, advirtió Trump.

El senador republicano Lindsey Graham, que estaba presente en la reunión, recordó que él lleva años trabajando en temas migratorios y que apoya un camino a la ciudadanía para los indocumentados en el país, y retó a Trump a ir más allá de la solución para los “soñadores” e impulsar una reforma migratoria integral. “Usted ha creado una oportunidad aquí, señor presidente, y tiene que rematar las cosas”, indicó Graham. Trump respondió: “Si quieren ir un paso más allá, asumo la carga. Ustedes (en el Congreso) no están tan lejos de (aprobar) una reforma migratoria integral”.

Por tanto, el presidente respaldó la posibilidad de impulsar una reforma migratoria más amplia una vez que se solucione el tema de DACA y la seguridad fronteriza. “La (reforma migratoria) integral será la fase dos. Aprobaremos esto y después nos metemos con la (reforma) integral al día siguiente”, afirmó Trump.

No está claro si Trump apoyaría una vía a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados que se calcula viven en Estados Unidos. En febrero de 2017, el presidente dijo que solo apoyaría la legalización -y no la ciudadanía- de aquellos inmigrantes que no hubieran cometido delitos graves o violentos.