espanyol - athletic, este domingo a las 18:30

Calma tras la tempestad en el banquillo

Quique Sánchez Flores, discutido en el Espanyol, ha cogido aire después de tumbar en Liga a Atlético y Málaga

Un reportaje de Arkaitz Aramendia - Miércoles, 10 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h.

LA temporada, lejos de traer consigo una versión mejorada del Espanyol respecto al pasado curso, se ha convertido en una continua lucha del cuadro periquito contra sus propias expectativas. El próximo rival del Athletic en liga, no en vano, responde a la silueta de un equipo irregular donde los haya y con unas manifiestas dudas a bordo que han salpicado a jugadores y cuerpo técnico, con Quique Sánchez Flores al frente de una plantilla que ha tomado aire tras las dos últimas victorias logradas ante el Atlético (1-0) y el Málaga (0-1) en el campeonato de la regularidad, donde asoma en decimocuarta posición con un punto menos que los pupilos de José Ángel Ziganda. El triunfo en La Rosaleda, el primero del Espanyol a domicilio en el presente ejercicio liguero, ha dado también un soberano soplo de aire fresco al entrenador madrileño, que preparará el partido de vuelta de Copa de mañana frente al Levante y el del domingo contra el Athletic con un punto de tranquilidad desconocido en fechas previas.

Sin los esperados resultados de por medio y ligado a una propuesta futbolística de discutible atractivo visual, la realidad es que el conjunto catalán ha probado de su propia medicina en la primera parte de una campaña en la que la apuesta por la solidez defensiva no ha dado el rédito esperado a Sánchez Flores, que optó por dar un vuelco al sistema de juego en la visita efectuada a la Unión Deportiva Las Palmas en la jornada 16. Cargado de críticas y con tres derrotas a sus espaldas en las cuatro jornadas anteriores, en las que la victoria conseguida a costa del Getafe (1-0) estuvo acompañada de dolorosas derrotas a manos de Alavés (1-0), Valencia (0-2), Eibar (3-1) y Girona (0-1), el cambio de dibujo se convirtió en una medida de urgencia para tratar de cambiar el rumbo de unos acontecimientos que dieron pie a los gritos de “Quique vete ya” desde la grada. Sucedió tras el inesperado tropiezo como local ante el Girona el 11 de diciembre, suficiente para hacer saltar las alarmas y poner contra las cuerdas a un entrenador que vio en verano cómo el club no se reforzaba de la manera deseada.

Tras el buen año firmado en la campaña 2016-17, la primera de Sánchez Flores a los mandos del equipo periquito y que la entidad afrontó con una inversión de 14,9 millones de euros en fichajes tras obtener seis en concepto de ventas, en el último mercado estival fueron solo 4,75 los millones desembolsados, por 6,2 los ingresados. Así arrancó una temporada en la que la vuelta de Sergio García, quien ha pasado de suplente a titular en las últimas jornadas, figura como el movimiento más destacado tras no poder incorporar a jugadores como Éver Banega, Borja Valero o el delantero Mariano Díaz, objetivos de un entrenador que lamenta el paso al frente que no ha dado el Espanyol para aspirar a objetivos mayores.

un campo sin pólvora Sin fichajes a la vista en el actual mercado invernal, los blanquiazules recibirán al Athletic con el reto de sumar una nueva victoria ante su afición tras la lograda frente al Atlético dos semanas atrás. El RCDE Stadium, no obstante, figura como el cuarto estadio de la liga en el que menos goles se han visto en lo que va de curso por detrás de San Mamés (12), Butarque (13) y Wanda Metropolitano (13), si bien los dos últimos campos han albergado un partido menos que el recinto catalán. Los 9 tantos marcados por el Espanyol, unidos a los 6 encajados en un total de nueve encuentros ponen de manifiesto el estilo aguerrido de un equipo que recibirá el domingo a un revitalizado y lanzado Athletic, destinado a visitar a un rival que vive en cierta calma después de la tempestad.

Por otro lado, ayer se conoció que el Consejo de Administración del club ha dado fin a la relación contractual de Ramón Robert, consejero delegado y director general corporativo. El movimiento, dicen, “reforzará y consolidará” la planificación y los objetivos del presidente Chen Yansheng.