athletic 2 - alavés 0

Subido a la buena ola

El Athletic se ha reencontrado desde el batacazo de la Copa, ya que no pierde desde entonces
Los números avalan al equipo de Ziganda, que no ha encajado tanto alguno en los tres derbis

Pako Ruiz - Lunes, 8 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:13h.

bilbao - Hay tardes que salen redondas. Ayer fue una de ellas. El Athletic así lo entiende, ya que el derbi frente a un Alavés muy flojo le sirve para acentuar su reencuentro, sacar una versión creíble con un juego por encima de la media del curso, empezar el año con muy buena cara y dar una salto tanto cualitativo como cuantitativo en LaLiga Santander, en la que el conjunto rojiblanco, liberado este mes de enero de la Copa tras el fracaso frente al Formentera, sube su cotización a falta de una jornada para llegar al ecuador de la competición, ya que está a solo cuatro puntos de la zona europea, que marca el Villarreal.

Lo cierto es que los números sonríen al colectivo de Kuko Ziganda, que sí puede sacar pecho, porque el Athletic de ayer se acerca en juego al que quiere ver y por el que reclama desde su presentación oficial como entrenador. Los leones se han estirado en el torneo de la regularidad, una vez que encadenan siete jornadas consecutivas sin hincar la rodilla, con un interesante saldo de diez puntos sobre los últimos doce posibles, además de enlazar por segunda ocasión dos victorias, con el rearme que supone. La estadística no se queda en este dato, sino que también desvela que el Athletic vuelve a ganar en San Mamés en liga, ya que no lo hacía desde el pasado 14 de octubre, cuando superó al Sevilla, al que también recorta distancias en la tabla. Si se quiere desmenuzar un poco más las cifras, el equipo de Ziganda suma tres partidos consecutivos sin recibir gol alguno, que, casualidad o no, coincide con el periodo de baja de Kepa, el jugador que se ha arrogado el mayor protagonismo de la actualidad rojiblanca desde hace varias semanas.

El Athletic se ha subido a la buena ola, precisamente cuando había tocado fondo con el monumental batacazo en la Copa. Desde entonces, no pierde, que también coincide con el regreso de puntales como De Marcos, que firmó la nota agria del derbi con su lesión muscular, e Iturraspe, además de rentabilizar el buenísimo momento de Susaeta, que casi recién alcanzada la treintena saca brillo a su trayectoria con el objetivo de cerrar la campaña como el sexto jugador de la historia de la entidad con más partidos a sus espaldas. Para más inri, se añadieron a la causa futbolistas que han entrado en su últimos año de contrato, caso de Etxeita, Rico y Saborit, lo que pone en alerta a la Junta Directiva de Josu Urrutia, centrada en el desenlace del cada vez más sangrante caso Kepa.

el estímulo del derbi Al Athletic le sientan de maravilla los derbis, como ya sucediera la campaña anterior. En esta primera vuelta ha vencido al Eibar y al Alavés, y ha empatado con la Real Sociedad, a la que tanto halagan por su juego y resulta que los rojiblancos les ha sobrepasado en la clasificación, por lo que algo bueno ha hecho el equipo de Ziganda, al que le van encajando las piezas, aún consciente de que el grupo puede sacar más fútbol. Paradójicamente, el Athletic no ha recibido gol alguno por parte de sus tres vecinos, matiz que quizá tenga que ver con la jerarquía pese a que el Eibar, a día de hoy, esté un puesto por encima de los leones con tres puntos más.

El conjunto rojiblanco presume de músculo competitivo, guste más o menos su fútbol, que ayer ganó crédito bajo la batuta de Iturraspe y la calidad de Susaeta. Es consciente de que tiene que superar un reto cada partido. El próximo domingo se examina en el RCDE Stadium frente al Espanyol en el cierre de la primera vuelta. Se presentará en Barcelona con el aval de haber triunfado en sus dos desplazamientos anteriores (Levante y Betis), pero sabedor de que su historial en el feudo periquito no es halagüeño. No gana allí desde hace veinte años. Lo hizo por última vez el 11 de enero de 1998. Aquel partido lo jugaron Urrutia y Ziganda.