se eliminarán los que están obsoletos

Un nuevo radar multicarril controlará Zumalakarregi

El Ayuntamiento saca a concurso el cinemómetro por algo más de 72.000 euros

Alberto G. Alonso - Jueves, 7 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Bilbao- El Ayuntamiento de Bilbao eliminará a principios del próximo año los dos obsoletos radares que controlan el tráfico en la avenida de Zumalakarregi para colocar un nuevo aparato que será capaz de cazar a los infractores que circulen con exceso de velocidad en ambos sentidos de la marcha.

El Área de Seguridad Ciudadana ha sacado a concurso la instalación de un nuevo equipo cinemómetro controlador de la velocidad de los vehículos por un montante máximo de 72.600 euros con el IVA incluido.

Un dispositivo de última generación tecnológica que estará ubicado en una nueva cabina mucho más moderna y sutil que las actualmente instaladas en la avenida de Zumalakarregi, a la altura del polideportivo de Txurdinaga en dirección Galdakao, y cerca de la rotonda de Ibarsusi en dirección hacia el centro de Bilbao.

Según se recoge en el pliego de condiciones de la licitación los dos radares actuales “han limitado significativamente la velocidad por la que transitan los vehículos por esta calle” ya convertida en una vía rápida, la carretera BI-625, a la altura de donde se ubican.

El Ayuntamiento quiere mantener la reducción de accidentes con heridos conseguida en los últimos años pero reconoce que los radares en servicio son viejos ya que “cuentan con más de diez años de antigüedad”, algo que, según concretan, “prácticamente imposibilita su mantenimiento al estar descatalogados”.

La nueva cabina se ubicará en el lugar donde se encuentra actualmente la que controla la velocidad en dirección a Galdakao. El contenedor será mucho más reducido con un diseño de poste urbano que albergará en su interior un equipo cinemómetro multicarril que permita controlar ambos sentidos de la vía simultáneamente.

El nuevo receptáculo dispondrá de cerradura de seguridad, con protección anticorrosiva y puerta blindada. Además carecerá de elementos externos que puedan facilitar manipulaciones vandálicas.

El contrato no se queda en la compra del equipo y la instalación. También incluye la homologación pertinente que se requiere en este tipo de dispositivos para evitar que puedan ser recurridas las sanciones por este motivo. Además, el cinemómetro contará con las últimas tecnologías. Todo ello supondrá que la conexión y configuración del equipo permitirá que automáticamente se envíe los datos generados de su actividad sancionadora al Ayuntamiento y se incluyan en el sistema de gestión de denuncias de la Policía Municipal de Bilbao.