Kostaldea

Experimentados en la cancha de trinkete

Lekeitio acogerá la octava edición del cada año más concurrido campeonato para veteranos de la especialidad

Un reportaje de Aritz Erdaide - Jueves, 7 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

La práctica deportiva a un nivel aficionado suele ser bastante habitual los fines de semana. Gente que para hacer algo de deporte o mantener ciertos hábitos saludables se reúne para sudar de distintas maneras. El problema es que llegados a cierta edad la afición decae o la motivación pierde fuerzas, sobre todo cuando se tiene a gente más joven como rival. Para remediar esa situación y los mayores de 40 años puedan seguir practicando distintas disciplinas, hace 8 años nació el campeonato de trinkete para veteranos de Lekeitio.

“Vimos que para edades más jóvenes había muchos campeonatos, pero para gente que tenía 40 años o más no se organizaban muchas actividades. Por ello, y como había una gran afición en torno al mundo de la pelota en Lekeitio y alrededores, montamos el torneo”, detalla Julian Arrate, uno de los organizadores y participante habitual, al punto de que es el jugador que más txapelas ha obtenido hasta ahora. “Parece que llegados a cierta edad, si participan jóvenes en competiciones de este tipo, a los mayores les da un poco de miedo apuntarse y por eso hicimos el torneo, está enfocado a ellos”. Desde un principio el evento tuvo mucho éxito con seis parejas en liza cada año y con gente menor de 40 que se ha quedado alguna vez con ganas de apuntarse. El único requisito para tomar parte para la nueva edición es que se cumpla la edad requerida durante el año 2018. La inscripción está abierta hasta el primer domingo de enero en el polideportivo de la localidad costera y los organizadores esperan reunir de nuevo a seis parejas ya que, “es el número ideal de participantes”.

El trinkete es una de las modalidades más espectaculares en el mundo de la pelota, aunque con más arraigo en la zona de Iparralde. Tiene aspectos comunes con el frontón de pared izquierda como el frontis o la pared de rebote, aunque también tiene diferencias como la pared derecha, la existencia de un tejadillo en plano inclinado o el hueco situado en la parte derecha del frontis, 40 centímetros por encima de la chapa inferior.

“El trinkete, al ser más pequeño y tener más paredes, es más fácil de jugar y de poder disfrutar con ello”, explica Arrate. Los que ya tienen algo de experiencia se adaptan al juego de forma rápida. Con un par de sesiones en el frontón lo logran. Según relatan los organizadores, la gente que toma parte suele estar deseando volver a jugar porque, “se lo pasan muy bien y los emparejamientos suelen ser igualados”.

La competición es una prueba deportiva asentada en Lekeitio, en la que colabora el Ayuntamiento, aunque el deseo de los organizadores es que se convirtiera en un referente a nivel vasco. “Nuestro sueño sería que, ya que en todo Euskal Herria no se disputa otro campeonato de estas características, pueda convertirse en un referente. Sabemos que la tradición por el trinkete no está tan extendida en Hegoalde, pero la gente que ha jugado a pelota mano se arregla muy bien”.

Los organizadores piden a los que duden en participar que no tengan miedo y se vistan el calzón blanco para saltar a la cancha. “El que tenga dudas que se pruebe”, anima Arrate.