Gerardo Ayo Director de El Social Antzokia de Basauri

“Disfrutar de una ópera por 20 euros en El Social es un lujo”

El Social Antzokia cumplirá en 2018 un cuarto de siglo mirando al pasado por el trabajo bien hecho y afrontando los retos del futuro

Una entrevista de I. Ugarte - Jueves, 7 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Basauri- El director de El Social Antzokia, Gerardo Ayo, lleva en la dirección desde que abriera sus puertas. El basauritarra repasa lo que ha dado de sí este cuarto de siglo al frente del teatro, con la idea de seguir el mismo camino.

Contar con un teatro como este es un lujo...

-Sí. Yo creo que pasar por una calle tan céntrica del pueblo y ver que hay un teatro que está muy vivo, es un lujo. Poder disfrutar de los espectáculos que se traen, como por ejemplo ópera, por unos 20 euros, también es un lujo.

Además es una referencia en muchos aspectos.

-Yo diría que sí. La asociación de distribuidores de todo el Estado me ha pedido que cuente cómo comunicamos a nuestro público los espectáculos que traemos. Han visto que somos una referencia en ese aspecto, entre otros. Además, pienso que es un referente no solo a nivel comarcal o incluso de Bizkaia, sino también, en algunos aspectos, a nivel nacional. Muchas veces, cuando salgo fuera y cuento que tenemos 1.500 amigos del teatro, en muchas ciudades que son bastante más grandes que Basauri, se quedan asombrados.

Es que es una cifra importante...

-Hace que me sienta muy orgulloso de este teatro. Querría agradecer el apoyo del público fiel de Basauri y a los amigos del teatro, ya que gracias a ellos esto está muy vivo. Y otro agradecimiento a todo el equipo que trabaja en El Social. Por otra parte, el respaldo del Ayuntamiento al teatro y la independencia con la que trabajo es fundamental.

¿Qué complicaciones se encuentran a la hora de decidir la programación?

-Siempre es un reto. La clave es innovar y trabajar muy duro día a día, moverse mucho. A veces es complicado introducir lo contemporáneo porque muchas veces el público solo quiere obras con las que reírse. Por suerte, en Basauri, todo tipo de obras y espectáculos tienen éxito y la gente se atreve con todo.

La variedad es uno de los rasgos más característicos de su oferta cultural.

-Es cierto. Por ejemplo, nosotros formamos parte de la Red Vasca y de la Red Española de Teatros. En el caso de la vasca, nos comprometemos a contratar varios espectáculos de los que se escogen. Basauri contrató 12 obras el año pasado, un mercado propio de teatro vasco que ya te da una base sólida. Después lo que triunfa en Madrid siempre lo tenemos en cuenta y claro, en las ferias se aprende mucho. Pero sí, intentamos que sea una oferta variada.

Las obras en euskera y las dirigidas al público infantil tienen mucha presencia.

-Siempre. Procuramos que la mayoría de la programación infantil sea precisamente en euskera. Además, tenemos la gran suerte de que muchas compañías vascas que hacen teatro infantil son de las mejores, por lo que la calidad está garantizada. También hay espectáculos en euskera para adultos. Como dice, la programación infantil la tenemos muy presente.

¿Qué destacaría de la programación por el 25 aniversario?

-Animo al público en general a acudir a El Social porque nadie se va a arrepentir. Hay obras muy buenas y citas para todos los públicos.

Cumplirá en mayo 25 años al frente de El Social, ¿qué ha sido lo mejor y lo peor de todos estos años?

-Me quedo con la respuesta del público y con haber comprobado que Basauri está en el mapa, y para bien. Con que hoy en día, es una referencia cultural. Lo peor a nivel personal podría decir que es que paso muchas horas fuera de Basauri, pero lo bueno gana claramente.

¿Cuáles son los objetivos de cara a estos próximos años al frente de El Social Antzokia?

-Seguir trabajando como hasta ahora y esforzarnos al máximo. Mantener la programación estable y como hasta ahora, con variedad y calidad, es un objetivo principal. Fíjese, para 2018 lo tenemos prácticamente todo cerrado y de 2019 ya tenemos algunas propuestas, incluso de estrenos aquí en Basauri.

También ha sido presidente de la Red Española de Teatro.

-Sí, y ahora mismo soy el tesorero, aunque acabo la semana que viene. Ha sido muy satisfactorio y enriquecedor.

¿Eso le ha ayudado en su andadura en El Social?

-Me ha ayudado mucho. A conocer muchas compañías, a hablar con compañeros que pueden recomendarte algunas obras o compañías, etc. Por ejemplo, cuando hay una gira por ciertos teatros y tienes conocimiento de ello, si iba a terminar cerca de Basauri, pues intentas conseguir que la última función sea aquí. Es decir, ha abierto muchas puertas, la persona que dirige un teatro tiene que ver y moverse mucho y ese puesto ha sido clave.

¿Cuál sería la valoración de todos estos años?

-A nivel profesional ha merecido mucho la pena. A nivel personal también mucho enriquecimiento. Yo me siento un privilegiado por todo lo que he podido conocer, ver, disfrutar... Y eso lo he intentado trasladar a El Social.

La evolución de El Social ha sido...

-Ahí están los datos. Pasar de 300 a 1.500 amigos es mucho y hemos conseguido una seña de identidad. También me quedo con la cercanía que tenemos con el público. Si hay críticas o halagos, ahí estamos siempre, en la puerta.