La maestra del hockey

María López de Eguilaz abandona el deporte de élite pero continúa ligada a Jolaseta como entrenadora de porteras

Un reportaje de Nagore Marcos - Miércoles, 6 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

MARÍA López de Eguilaz (1984, Getxo) lo había conseguido todo en el hockey hierba: ser considerada en dos ocasiones consecutivas como la mejor portera de la División de Honor, conseguir un diploma olímpico defendiendo su portería en los Juegos de Río, jugar en Holanda, la mejor liga europea... Y un largo etcétera. Lo había logrado todo, por lo que decidió marcharse cuando todavía estaba a tiempo. En lo alto. Así pues, el verano pasado, López de Eguilaz se quitó las protecciones y salió del verde de Jolaseta con la intención de no volver a pisarlo jamás en una competición. Pero la guardameta sabía que nunca abandonaría el hockey. No decía adiós al deporte de su vida. Tan solo cambiaba de papel. Y es que ahora, la getxotarra continúa entre sticks, pero como entrenadora. “El hockey me ha dado mucho y una manera de devolverlo todo es transmitir todo lo que he vivido y aprendido a las generaciones más jóvenes”, explica. López de Eguilaz no lo dudó y se convirtió en la nueva entrenadora de porteros de Jolaseta, además de comandar el equipo cadete femenino del club getxotarra: “Antes me divertía jugar y ahora me divierte entrenar”, sentencia.

No cabe duda de que la vocación de la guardameta es la enseñanza. Estudiante de Magisterio, reconoce que una de las razones por las que abandonó la práctica del hockey fue la carrera. “Quiero acabarla ya este curso, porque voy muy lenta, y ponerme a trabajar en un colegio”, explica. Aunque, claro está, los estudios no fueron su único argumento para quitarse las protecciones tras más de 20 años con ellas: “También quiero formar una familia y ya tengo una edad para pensar seriamente en ello, pero no me gustaría desvincularme del hockey del todo”. La getxotarra llevaba muchas temporadas cavilando dejarlo, pero nunca dio el paso. Hasta este verano, cuando sintió que era el momento. “Este año venía un Mundial y sabía que contaban conmigo para jugarlo. Eso suponía un año más de dedicación cien por cien. O cortaba ya o me plantaba en el Mundial. Luego, el año que viene hay un Europeo clasificatorio para los Juegos y, entonces, me plantaba ya en Tokio. Así que había que cortar por lo sano”, concluye.

Veinte años son muchos años. Y dos décadas en el hockey hierba dan para mucho. Sin embargo, López de Eguilaz recuerda con especial emoción un instante de su carrera que no olvidará nunca: los Juegos de Río. “Fue el momento más importante para mí, porque para un deportista de un deporte minoritario, los Juegos son un sueño enorme. Además era la portera titular y recuerdo que no empecé bien. Los dos primeros partidos estaba muy nerviosa y la cabeza se me venía abajo, pero conseguí darle la vuelta, hacer finalmente un buen torneo, remontar y conseguir un diploma. Qué más se puede pedir”, sentencia. Con todo, a pesar de esos buenos ratos, la getxotarra sorprende diciendo que no echa de menos jugar al hockey: “Todos me avisaban de que iba a ser duro, pero la verdad es que llevaba tanto tiempo organizando y preparando mi salida que ya está. Sabía que la pasada temporada sería la último y ahora estoy con otros planes”.

Parón de ligaAsí pues, López de Eguilaz no echa de menos el hockey profesional y quiere pensar que el hockey profesional, o al menos Jolaseta, tampoco la echa de menos a ella: “Espero que no, porque la portera está haciendo un trabajo muy bueno y me siento muy orgullosa porque le entreno yo. Confío mucho en ella y pronto nadie se acordará de mí”. A pesar de todo, la getxotarra reconoce que su exequipo no está bien situado en la tabla -penúltimo con siete puntos- y que el parón liguero les viene en mal momento, puesto que es ahora cuando estaban remontando el vuelo con buen juego y mejores resultados. “Todos los años Jolaseta ha sido un equipo de media tabla para abajo, está formado por gente joven que está aprendiendo y eso requiere años. Pero van a ir a mejor y confío en que en la segunda vuelta, tras el parón, les va a ir mejor”, concluye.