La Challenge vasca aviva el espectáculo

EL CICLOCROSS DE | Zuia, el viernes, y el de igorre, el domingo, completan la challenge euskadi basque country, que pretende “seguir creciendo”

César Ortuzar - Miércoles, 6 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

bilbao- “La UCI nos ofrece hacer la Copa del Mundo, pero no queremos deudas. Además, la Challenge Euskadi Basque Country puede ser tan buena como una prueba de la Copa del Mundo”, reflexionó Juan Mari Zurinaga, ideólogo, entre otros, del ciclocross de Igorre, una de las banderas de la modalidad que cumple su 41ª edición y contará con el patrocinio de DEIA. La cita de Igorre, que se disputará el domingo, y la de Ametzaga de Zuia -en cada una se esperan más de 400 participantes-, que se celebrará el viernes, completan la segunda edición de la Challenge Euskadi Basque Country, competición que nació el pasado año y que a pesar de perder la prueba de Asteasu, pretende seguir creciendo. “El objetivo es que este proyecto, muy joven aún, tenga continuidad y pueda ir creciendo, sin prisas y trabajando año a año”, apuntó Jon Redondo, director de Deportes del Gobierno vasco, que incidió en la idea de fortalecer la disciplina de cara al futuro, sin perder de vista el presente en la presentación de la doble cita. “En Euskadi existe una importantísima afición al ciclocross y el años pasado se hizo una apuesta por ofrecer una cita de calidad que respondiese a las expectativas de aficionados y deportistas”.

La Challenge Euskadi Basque Country no solo aboga por dotar de calidad al cartel, -la participación internacional está garantizada tanto en categoría femenina como masculina, además de que tanto en Ametzaga de Zuia como en Igorre estarán presentes Ismael Esteban, ganador de la Challenge el pasado año, Aitor Hernández, Javier Ruiz de Larrinaga, Kevin Suárez o Felipe Orts - sino que la equiparación de premios entre mujeres y hombres agrega a la prueba una marcada apuesta por la igualdad. “Estamos seguros de que el espectáculo será muy bueno tanto en chicas como en chicos”, disertó Juan Mari Zurinaga, que espera que la climatología respete las carreras, que tendrán una cuerda aproximada de 2.800 metros. Al exigente trazado de ambas citas -en los dos circuitos se esperan duras condiciones de competición por el frío y la lluvia-, los organizadores añadirán obstáculos artificiales para mejorar el espectáculo. “Las lluvias y las heladas van a endurecer ambos trazados”, sostuvieron Zurinaga y Jesús Kareaga, organizador de la prueba alavesa. Ambos acompañaron en la presentación a Jon Redondo, Carlos Sergio, asesor de Deportes de la Diputación Foral de Bizkaia, y Beinat Anzola, alcalde de Igorre.

Al detalle