Oscar De Marcos se apunta a la Europa League

El de Biasteri, entre algodones, entra en una lista de veinte jugadores que viaja hoy a lviv

Arkaitz Aramendia - Miércoles, 6 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Bilbao- El transcurso de la temporada se está convirtiendo en una permanente cuenta atrás para Óscar de Marcos, obligado por las circunstancias a hacer de tripas corazón y apurar los plazos para sobreponerse a una catarata de problemas físicos. El último, una hiperflexión dorsal de los dedos del pie derecho sufrida durante el partido ante el Real Madrid, le ha abocado a una nueva recuperación exprés que espera hacer efectiva mañana en Ucrania, donde podría estrenarse en la fase de grupos de la presente edición de la Europa League tras entrar sobre la bocina en una convocatoria de veinte jugadores. A pesar de no ejercitarse ayer junto al resto de sus compañeros en las instalaciones de Lezama, el lateral rojiblanco forma parte de una expedición que pretende emprender el viaje de vuelta a Bilbao con la clasificación para los dieciseisavos de final del torneo bajo el brazo.

Con esa intención vuelan hacia territorio ucraniano unos futbolistas sabedores de que todo lo que no sea firmar al menos un empate supondrá otro duro revés para el colectivo. Con Ander Iturraspe fuera de combate por una nueva lesión muscular, Ziganda deberá realizar dos descartes antes de desafiar al Zorya y al frío en Lviv. Uno de ellos será el del joven Unai Simón, que ha viajado hasta Ucrania bajo la condición de tercer portero. El otro, a la espera de la última prueba que deberá superar De Marcos, podría ser el de Iñigo Lekue o Eneko Bóveda, toda vez que el técnico de Larraintzar ha incluido a sus tres laterales derechos en una lista a la que regresan Aymeric Laporte y Mikel Vesga.

Quien tiene asegurada su plaza entre los titulares es Mikel Balenziaga. El de Zumarraga, que ha posado de inicio en todos los partidos de la Europa League desde la primera eliminatoria previa allá por el mes de julio, a excepción de su ausencia en la segunda jornada de la fase de grupos ante el Zorya en San Mamés, se medirá por primera vez al conjunto ucraniano en una auténtica “final”, como él mismo catalogó el envite de mañana en el Arena Lviv. “Es una final. Ganando estaremos en la siguiente ronda, un empate también nos vale y sabemos por tanto qué tipo de partido es. Saldremos a ganar desde el inicio y a jugar como sabemos, porque si lo hacemos ganaremos y está en nuestras manos clasificarnos”, subrayó el 24 del Athletic, quien explicó que “a partir del minuto 80, en función del resultado, se puede hacer una u otra cosa, pero de entrada hay que ir a ganar”.

No cabe otra opción en la mente de Balenziaga, que espera que en adelante se vea un Athletic “reconocible” en cada encuentro y que, cuestionado por el futuro de Ziganda y por la sensación que podrían tener los jugadores de tener que salvar al técnico mañana, matizó que “nosotros no tenemos que salvar a nadie, cada uno de nosotros sabe lo que tiene que hacer y que debe dar el cien por cien. Más aún en estos momentos, en los que no estamos en la situación que queríamos”.

SIN ExCUSASEn cuanto las adversas condiciones climatológicas a las que deberá hacer frente el Athletic en Lviv, Balenziaga quiso dejar claro que “tomaremos las medidas que haya que tomar para adaptarnos, pero pase lo que pase no habrá excusas. Si ganamos o perdemos no será por el tiempo, ni por el campo”.