reunión anual en Marrakech

Los arrantzales esperan aumentar las cuotas de bonito y cimarrón

La comisión internacional para la conservación aborda en Marrakech los topes de captura de túnidos para 2018

Ramon Basaldua - Martes, 14 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Bermeo- La Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (Iccat) celebra desde hoy su reunión anual en Marrakech para abordar la situación de las distintas especies de túnidos y especies afines y establecer los TAC (Total Admisible de Capturas) para 2018. Los arrantzales de la flota vasca de bajura confían en que la reunión anual de Iccat depare buenas noticias para el sector con la aprobación de incrementos en las posibilidades de pesca para el atún blanco-bonito del norte y el atún rojo-cimarrón. “Las perspectivas son favorables ya que los informes presentados por los biólogos confirman la recuperación del stock de atún rojo por un lado, y por otro, la buena situación de la población de atún blanco bonito del norte. En ambos casos, plantean incrementos en los TAC para el año que viene” aseguran desde el sector vasco de bajura. Una posible modificación en el reparto de cuota será otro de los caballos de batalla.

La pesquería de bonito del norte representa una parte importante de los ingresos anuales de la flota vasca. En 2017 los puertos de Bizkaia y Gipuzkoa recibieron 6.760 toneladas de bonito con un valor en primera venta de 26,3 millones de euros. El TAC aprobado para este año es de 28.000 toneladas de las que 14.981 corresponden a la flota que faena bajo pabellón español. En los dos últimos años, los pescadores del Cantábrico se han visto obligados a interrumpir prematuramente la pesquería de esta especie por haber cubierto la cuota. Así, un incremento en las posibilidades de pesca para el 2018 permitiría a los arrantzales continuar faenando con normalidad.

Los biólogos de Iccat han constatado un incremento en la abundancia relativa de atún blanco del Atlántico. “Las proyecciones que asumen niveles de capturas similares a los observados durante los últimos cinco años (entre 25.000 y 30.000 toneladas) sugerían que la biomasa continuaría aumentando y que eran probablemente sostenibles” argumenta el SCRS. Así, en el capítulo de recomendaciones sobre ordenación de la pesquería de atún blanco en el Atlántico Norte se plantea un TAC a corto plazo -tres años- de 33.600 toneladas “resultado de un incremento máximo del 20% con respecto al nivel actual, en concordancia con el estado positivo del stock estimado en la última evaluación”. En caso de que Iccat apruebe el incremento del 20% planteado la cuota de atún blanco para la flota del Estado se vería aumentada en unas 3.000 toneladas y quedaría establecida en cerca de 18.000 toneladas.

El atún rojo volverá a centrar buena parte de las horas de debate en el seno de la Comisión. Y es que el plan de recuperación implementado en 2007 parece haber dado sus frutos y el “aumento evidente” en la abundancia del stock ha llevado a recomendar la sustitución de la reglamentación anterior por un plan de ordenación. Asimismo, los científicos de Iccat plantean un “enfoque gradual” en el incremento de capturas hasta alcanzar las 36.000 toneladas en 2020, frente a las 23.655 aprobadas para 2017, lo que supondría un aumento del 56% en las posibilidades de pesca de atún rojo. Los puertos vascos recibieron 793 toneladas de esta especie en la campaña de este año con un valor en primera venta de 4,7 millones de euros.

Tres especies de túnidos tropicales -rabil, patudo y listado-, centrarán la atención. El Comité considera que manteniendo el ritmo de capturas de rabil o yellowfin en el nivel actual de 110.000 tonelada “se mantendría el stock en buen estado hasta 2024”. En lo referente al patudo-bigeye, los científicos proponen mantener los niveles de captura en el TAC de 65.000 toneladas. Para el listado-skipjack, el se recomienda que el nivel de captura no supere el registrado en 2012-2013, en torno a 220.000 toneladas.