en Azkuna Zentroa

62 cortos de 32 países compiten por el Gran Premio de Zinebi

La mayoría de películas son estrenos europeos y serán proyectadas en Azkuna Zentroa

Uxue Razkin - Martes, 14 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

bilbao- El Festival Internacional de Cine Documental y Cortometraje de Bilbao, Zinebi, proyectará hasta eljueves 62 cortos que compiten en la Sección Oficial. En total, son 24 cortos de ficción, 21 documentales y 17 de animación procedentes de 32 países, de los cuales muchos de ellos son estrenos europeos. El público podrá disfrutar en los cines Golem-Alhóndiga y en el auditorio de Azkuna Zentroa de todos ellos con dos pases: uno a las 20.00 horas y otro a las 22.30.

La presentación del concurso internacional se llevó a cabo ayer en Azkuna Zentroa y contó con algunos de los realizadores seleccionados. Entre ellos se encontraban Michaela Müller, directora de Airport (animación);Carla Andrade, directora de El paisaje está vacío y el vacío es paisaje (documental);Mariangela Pluchino y Julia Maura, directoras del documental Galatée à l’infini;Oliver Adam Kusio, director de Ela-Szkice na Pozegnanie /Ela-Sketches on a Departure y por último, Paulo Patricio, realizador de Surpresa(animación). Cada uno de ellos aprovechó para hablar sobre su pieza y contar la presencia que ha tenido en otros festivales. Además de los cineastas, estuvo presente Vanesa Fernández Guerra, programadora de Zinebi.

Todas la películas a concurso optarán al Gran Premio de Zinebi, de 7.000 euros, y a los Mikeldis de Oro y Plata para las tres categorías: ficción, documental y animación -4.000 y 3.000 euros, respectivamente, por cada categoría). El festival de Bilbao también entregará el Gran Premio del Cine Español (5.000 euros) y el Mikeldi a la mejor película latinoamericana, dotado con 4.000 eruos.

sobre los cortosSurpresa,de Paulo Patricio, fue la primera pieza presentada ayer. Según contó su realizador, el corto de animación narra la conversación que tienen una madre, Joana, y su hija de 3 años, Alice, que se recupera de un cáncer de riñón. La obra ha recibido galardones de festivales como el Curtas de Portugal, Anima Mundi de Brasil y DOK de Leipzig. “Tiene como base una grabación de una conversación entre una madre y una hija. Es muy íntima”, explicó Patricio, quien al mismo tiempo manifestó que el corto tiene “una particularidad”, ya que “la pintura está hecha de improviso;no corresponde con la animación base”.

La cineasta Carla Andrade está seleccionada por El paisaje está vacío y el vacío es paisaje, un documental que surge tras un viaje que ella hace al desierto de Atacama. “Me encontré con una cultura andina que había sido aplastada, lo que me interesaba era contar la experiencia de ese espacio”, explicó.

Mariangela Pluchino y Julia Maura presentaron, “muy contentas por estar aquí”, un vídeo ensayo visual que aborda “la construcción del cuerpo de la mujer desde un ojo clínico, especificamente de la ginecología”. “Galatée à l’infinitrata de la construcción de la idea del cuerpo de la mujer”, aclararon. Las realizadoras utilizan como base la historia de Galatea y Pigmalión. En su pieza “se pone a construir una nueva idea y a mutilar el cuerpo de la mujer construyéndola para su propia conveniencia”, concluyó una de ellas.

Para Oliver Adam “es un honor” estar en Zinebi, después de haber pasado por Cannes, cuando abrió la Semana de la Crítica. El filme Ela-Szkice na Pozegnanie/Ela-Sketches on a Departure cuenta la historia de una chica de Polonia que quiere marcharse a algún país de occidente. “Básicamente cuento la historia de mis padres”, especificó. Asimismo, destacó que la forma de rodarlo “fue peculiar. No habia guion. Utilizamos trucos cinematográficos para hacer un collage para contar la historia. Es una manera muy poco habitual de hacer una película, estamos recibiendo muy buena acogida”.

Por su parte, Michaela Müller trae al festival bilbaino un corto de animación de pintura sobre cristal titulado Airport. “Hemos rodado en distintos aeropuertos internacionales captando el ruido de ambiente. Cuento esa ansiedad que yo siento en estos lugares poco agradables. También se ve la visión de la gente que se siente excluida en ellos”, concluyó.