Director General de Torraval Cooling

Fernando Riaño: “El País Vasco necesita reforzar a las pymes industriales mediante programas de innovación a varios niveles”

El mundo digital ha acelerado todos los procesos incluso la vida media de las empresas. Hoy día que una compañía industrial, caso de la vasca Torraval, cumpla sus primeros cincuenta años de vida y siga siendo competitiva en el mercado es noticia

Una entrevista de Xabier Aja - Domingo, 12 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Bilbao- La industria vasca ha sufrido un tremendo impacto con la crisis de 2008 que ha dejado atrás muchas compañías pero las que han sobrevivido con una estructura saneada son más competitivas. Este es el caso de la empresa vasca Torraval, una pyme especializada en torres de refrigeración con sede en la localidad vizcaina de Leioa, y que, según su director general, Fernando Riaño, espera crecer un 8% anual de media el próximo trienio. La empresa ha cumplido su primer medio siglo de vida y se prepara para el futuro. Según su máximo responsable, las pymes industriales vascas precisan reforzarse con “más innovación, organizativa y, sobre todo, comercial. Entiendo que hay muchas sinergias con empresas complementarias que ayudarían a ahorrar costes y a llegar mejor al público objetivo”.

¿Cómo surgió Torraval?

-La empresa nació en 1967, producto de una iniciativa de la ingeniería vasca Sener y desde entonces hasta finales de 2010 estuvo integrada en Alfa Laval, Marley y SPX. A finales de 2010, recupera su histórica marca y es en 2012 cuando Torraval Cooling es adquirida por el grupo Mita consolidando así su apuesta por los mercados internacionales y por el desarrollo de soluciones específicas para las aplicaciones más exigentes. Mita es un fabricante italiano de equipos de refrigeración adaptables a las necesidades del cliente. Con esta integración el grupo reorganizó tanto su actividad de desarrollo como de las actividades comerciales en los mercados exteriores, en donde Torraval ha sido especialmente activa.

¿Medio siglo de vida después, qué es Torraval, a qué se dedica, como está evolucionando en facturación, plantilla, etc.?

-Diseñamos, fabricamos y comercializamos torres y equipos de refrigeración industrial reconocidos por su fiabilidad, eficiencia y rendimiento. A su vez proporcionamos proyectos personalizados y servicios de asistencia técnica, estando en continuo estudio y diseño de soluciones tecnológicamente innovadoras basadas en el ahorro energético y en el respeto por el medio ambiente. El grupo emplea a unas 65 personas con unas ventas del orden de los 18 millones de euros anuales y una actividad exportadora cercana al 40% de sus ventas en más de 25 países. La clave de Torraval son las personas que componemos el equipo;un mix de profesionales comprometidos que llevan 35 años en el sector: Técnicos de servicio con muchos años de experiencia los cuales enseñan todo su saber hacer a ingenieros jóvenes. Esta es la diferencia.

Para un profano ¿qué es una torre de refrigeración?

-Las torres de refrigeración son bienes de equipo que se usan para enfriar agua en grandes volúmenes (ya sea en un proceso industrial, civil o HVAC), extrayendo el calor del agua mediante la tecnología de evaporación. Se trata de la tecnología más eficiente y ecológica del mercado. El agua se introduce por la parte lateral superior de la torre y llega hasta unas boquillas que distribuyen el agua en la mayor superficie posible. El enfriamiento ocurre cuando el agua, al caer a través de la torre, se pone en contacto directo con una corriente de aire que fluye a contracorriente con una temperatura menor a la temperatura del agua. En estas condiciones, el agua se enfría por transferencia de masa (evaporación), originando que la temperatura del aire y su humedad aumenten y en consecuencia la temperatura del agua descienda.

¿Cuántas torres ha instalado la empresa en su historia?

-Este año cumplimos cincuenta años de éxitos en Torraval y podemos decir con orgullo que contamos con 25.000 torres de refrigeración instaladas en todo el mundo. Un porcentaje muy significativo de las fabricadas por nosotros están funcionando desde hace más de 25 años lo cual corrobora la durabilidad de sus diseños y el por qué los clientes industriales piden torres Torraval cuando de asegurar un proceso productivo importante se trata.

¿Se ha notado la recuperación de la economía en nuevas inversiones industriales y en renovación o instalación de nuevas torres?

-Por un lado nuestro mercado es nacional e internacional y por otro asesoramos a muy diversos sectores de aplicación (papel, siderurgia, química, automoción…), en consecuencia el análisis de recuperación económica tiene muchas lecturas. Si nos referimos al mercado español, este año 2017 sí se ha notado mejora sin duda, en cuando a nuevas inversiones de equipos. Además hemos tenido mucha actividad de revamping (actualización y renovación de equipos antiguos a los cuales aplicamos una reforma que permite trabajen como si fueran nuevos).

¿Tienen vocación de explorar nuevos mercados en el exterior?

-Torraval tiene mucho potencial de crecimiento en el mercado interno como consecuencia de la diversificación en sectores en los que antes no estaba y para los que ahora tiene producto y servicio. Internacionalmente es nuestra red del grupo Mita la que nos proporciona oportunidades de exportación en los productos especializados que son la bandera de Torraval. Se trata de proyectos llave en mano muy especializados, donde Torraval tiene gran potencial en Europa, África y Latinoamérica, principales mercados foco de nuestra estrategia.

¿A nivel tecnológico en qué segmento está especializado la compañía y donde creen que tienen una ventaja competitiva?

-Papel, energía, química y siderurgia son nuestras aplicaciones naturales. En estos segmentos somos muy fuertes y con una ventaja comparativa clara y reconocida por el mercado.

Ustedes además de fabricar torres también prestan servicios de mantenimiento. ¿Se realiza un mantenimiento adecuado o en los años de crisis se ha reducido la inversión en esta área?

-En general, lamentablemente a nivel nacional no se le ha prestado toda la atención al mantenimiento y, efectivamente, en tiempos de crisis se ha bajado la guardia en ciertos segmentos especialmente. En el caso de las torres de refrigeración y condensadores evaporativos el no mantenimiento no es una opción y es la razón por la cual estamos haciendo mucha pedagogía tanto en nuestros clientes actuales como en los potenciales.

Ustedes prestan servicios de desinfección. ¿Son conscientes de que parte del gran público sólo es consciente de que existen las torres cuando surge la palabra legionella?

-Es absolutamente injusto e improcedente asociar casos de legionella a las torres de refrigeración. Existen nada menos que catorce grupos de riesgo tales como fuentes ornamentales, spas, nebulizadores … pero sin duda el agua caliente sanitaria es el más peligroso y de donde surgen la mayor parte de los casos. Son muchas las evidencias que hay sobre la inocuidad de las torres de refrigeración en la aparición de legionelosis y especialmente en su posición poco relevante frente a las instalaciones de agua caliente sanitaria. El problema radica en que como son difíciles de demostrar en la mayoría de las ocasiones se pone el foco en las torres, demostrando el que lo profesa una ignorancia manifiesta. Las torres de refrigeración no son equipos de riesgo per sé. Con un buen mantenimiento preventivo las torres no generan ningún problema y es por eso que Torraval ofrece un servicio impecable y profesional de desinfección y limpieza, que viene a contribuir a hacer de la refrigeración evaporativa una tecnología segura.

¿Qué perspectivas tienen para el cierre de este año y el próximo?

-Este año esperamos finalizar con unas ventas superiores al 20% respecto al año anterior y de cara a los tres próximos años esperamos incrementarlas un 8% anual, tal y como contemplamos en el plan estratégico 2018-2020.

¿Tienen problemas de formación a la hora de buscar personal preparado? ¿Cómo valoran la Formación Profesional Dual en su empresa?

-Sí, aunque contamos con ingenieros jóvenes preparados. Uno de los grandes problemas de la pyme vasca, me atrevo a decir, es el de captación de talento, siempre escaso. La modalidad dual de combinar la formación teórica recibida en un centro educativo con la actividad práctica en un centro de trabajo nos parece muy positiva, sin duda.

¿El País Vasco tiene ventajas competitivas en el área industrial? ¿Y elementos a mejorar para tener una industria competitiva?

-No cabe duda que aquí existe una cultura industrial acusada que permite diferenciarnos frente a otras regiones. Las ayudas en materia de innovación y desarrollo por parte de Gobierno vasco y Diputación son una de las ventajas importantes, base de futuro que hace que las empresas apuesten por diferenciarse y crear productos y servicios de valor diferencial. Considero muy mejorable en todo caso la educación en general. Desearía que surgiesen en el País Vasco más profesionales empresarios porque ahora que se habla tanto del tema del emprendizaje, con contenidos poco realistas en muchos casos, se olvida que la empresa ha de tener una vocación de largo plazo para crear riqueza y bienestar en el País Vasco.

¿Cómo ven la evolución de la industria vasca desde la crisis de 2008?

-Es una pregunta amplia. Centrándonos en las pymes industriales considero necesario un esfuerzo por reforzar a las pequeñas empresas mediante programas de innovación organizativa y, sobre todo, comercial. Entiendo que hay muchas sinergias con empresas complementarias que ayudarían a ahorrar costes y a llegar mejor al público objetivo. Por último la captación de personas jóvenes comprometidas es otro tema sobre el que podríamos hablar mucho.