más de 77.000 hectáreas quemadas

El fuego arrasa California

Hay al menos 24 fallecidos, 560 desparecidos y 3.500 edificios destruidos, desde viviendas a comercios

David Villafranca - Viernes, 13 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

LOS ÁNGELES. Tras varios días de miedo, tensión y complicada lucha contra las llamas, los bomberos y servicios de emergencia han conseguido pequeños y lentos avances contra los potentes incendios del norte de California (Estados Unidos) que han provocado al menos 24 muertos. Las últimas estimaciones del Departamento Forestal y de Protección contra Incendios de California apuntan que la veintena de incendios que continúan activos, dispersos en diferentes zonas y variados en cuanto a su extensión, han arrasado más de 77.000 hectáreas. Hasta el miércoles, al menos 3.500 edificios habían sido destruidos por las llamas, incluyendo viviendas y comercios, y más de 20.000 personas habían sido evacuadas como medida de precaución.

“Hemos tenido grandes incendios en el pasado. Este es uno de los más grandes y más graves y todavía no ha concluido”, dijo el miércoles en una rueda de prensa el gobernador de California, Jerry Brown, tras reunirse con los equipos de emergencia que trabajan para sofocar el fuego. Uno de los incendios más preocupantes es el de Tubbs, que en las últimas horas creció hasta alcanzar una superficie calcinada cercana a las 14.000 hectáreas en el condado de Napa.

Sin embargo, el fuego de Tubbs también es un motivo de esperanza y ánimo para los bomberos, ya que las autoridades aseguraron a primera hora de la mañana de ayer que este incendio se encuentra controlado al 10%. El más grande de todos los que permanecen activos es el de Atlas, en los condados de Napa y Solano, que, no obstante, en las últimas 24 horas se ha mantenido relativamente estable en torno a las cerca de 18.000 hectáreas arrasadas y con el fuego controlado al 3%.

El sheriff del condado de Sonoma, Robert Giordano, dijo ayer en una comparecencia ante los medios de comunicación que en su territorio se han encontrado 14 víctimas mortales. “Este es todavía un desastre activo”, señaló el oficial, quien añadió que la seguridad de los residentes continúa siendo la prioridad de los bomberos y servicios de respuesta inmediata. Giordano indicó que su oficina ha recibido informes sobre 900 personas desaparecidas, de las cuales 437 han sido ya localizadas sanas y salvas.

En este sentido, el alguacil llamó a la calma y puntualizó que las cifras pueden resultar confusas porque hay informes duplicados de personas supuestamente desaparecidas y las comunicaciones continúan siendo complicadas, por lo que puede haber residentes que estén fuera de peligro y que no hayan podido contactar o reencontrarse aún con sus seres queridos.

La evolución del tiempo, en especial de los vientos, continúa marcando el ritmo de trabajo de los bomberos, por lo que las temperaturas más bajas y los vientos más flojos que se esperan para hoy, según las últimas predicciones, podrían favorecer las labores de los servicios de emergencia. Los condados de Sonoma y Napa, conocidos mundialmente por ser un territorio de viñedos que produce un vino de gran calidad, son dos de las zonas más afectadas por los devastadores incendios que se declararon el pasado domingo por la noche.

Las televisiones locales que han podido adentrarse en el terreno calcinado por las llamas han mostrado barrios enteros en ruinas con viviendas y vehículos reducidos a cenizas. Asimismo, numerosas carreteras y vías de transporte continúan cortadas en el área afectada.

El fuego llegó a alcanzar algunas zonas de Santa Rosa, una ciudad de 175.000 habitantes que está situada a unos 90 kilómetros al norte de San Francisco. Además, las autoridades ordenaron el miércoles la evacuación completa de Calistoga, una población con más de 5.000 habitantes.

Causas desconocidas

Los incendios del norte de California comenzaron, por causas que aún se desconocen, el domingo por la noche sobre las 22.00 hora local (6.00 GMT del lunes) y se expandieron con rapidez desde el condado de Napa. Octubre es tradicionalmente en California un mes de alto riesgo de incendios por los conocidos popularmente como vientos del diablo, unas ráfagas de aire que, junto a las altas temperaturas y la sequedad de la maleza tras el verano, favorecen la propagación del fuego.

En un incidente al margen de los fuegos del norte de California, el incendio Canyon 2, que se declaró en el condado de Orange a unos 75 kilómetros al sureste de Los Ángeles, ha arrasado más de 3.000 hectáreas desde el lunes, aunque los bomberos aseguraron que se encontraba controlado al 45 %.

Puerto Rico

Por otro lado, más del 80% de los clientes de la compañía energética estatal de Puerto Rico permanece sin electricidad camino de que se cumpla un mes del paso del huracán María, lo que dificulta la apertura de los comercios y es freno para la actividad económica.

La presidenta de la patronal de la Cámara de Comercio de Puerto Rico, Alicia Lamboy, dijo ayer que aunque es pronto para saber el impacto del ciclón para la economía local el temor es que algunas empresas no logren superar el golpe y tengan que cerrar sus puertas de forma definitiva. “Hay preocupación por la falta de energía y diésel”, afirmó.