RESIDUOS DE GIPUZKOA

GHK demandará a dos gestores de Bildu por parar la incineradora

Pedirá que Errazkin e Intxaurrandieta asuman el coste económico que tiene para Gipuzkoa

Iraitz Astarloa - Jueves, 12 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Donostia- Parece que en los últimos meses las aguas bajan calmadas en lo que al debate en torno a la gestión de los residuos en Gipuzkoa se refiere. Con la construcción de la incineradora avanzando al ritmo esperado (la estructura de la instalación ya será visible este mismo mes), parece que la autosuficiencia del territorio para asumir el tratamiento de los residuos que genera está cada vez más cerca. Sin embargo, nuevos frentes se abren en el horizonte, especialmente después de que la asamblea del Consorcio de Residuos (GHK) dé el lunes luz verde a demandar al diputado de Medio Ambiente y a la presidenta del Consorcio durante el mandato de EH Bildu, Iñaki Errazkin y Ainhoa Intxaurrandieta, respectivamente, por el “menoscabo” producido en las arcas guipuzcoanas durante su mandato.

Así lo confirmó ayer el diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, quien informó de que se ha llevado a cabo “una cuantificación de los daños producidos” en las arcas públicas por la decisión de paralizar la anterior incineradora que serán reclamados a Errazkin e Intxaurrandieta. “No puede salir gratis que las decisiones se tomen de cualquier manera, a sabiendas de que no se pueden tomar”, consideró Asensio.

El paso previo en todo este entramado judicial que ahora comienza se dio el pasado día 3 cuando, en el seno de las enmiendas presentadas en el Pleno de política general, PNV, PSE y PP acordaron en las Juntas Generales exigir “si fuera preciso” responsabilidades políticas, económicas y jurídicas por la gestión llevada a cabo por Bildu en la anterior legislatura en el seno de GHK.

Socialistas y populares llevan años mostrándose a favor de que Bildu responda por la gestión que llevó a cabo al frente del Consorcio de Residuos y parece que el último informe del Tribunal Vasco de Cuentas Públicas ha resultado clave para que los jeltzales, hasta ahora reticentes, se sumen a esta iniciativa. Según ese informe, relativo al año 2015, se produjeron en GHK pérdidas acumuladas superiores a los 40 millones de euros. Este agujero se habría producido, según el órgano fiscalizador vasco, por la mala praxis llevada a cabo por los gestores del Consorcio durante su mandato, así como por la decisión unilateral de paralizar el proyecto de la incineradora de Zubieta.

El Consorcio ha remitido este informe al Tribunal de Cuentas español, que tras haber ratificado las irregularidades detectadas por el Tribunal Vasco, ha dado de plazo hasta el próximo martes para presentar una demanda de petición de reintegro de lo abonado por suspender la construcción de la incineradora. Así las cosas, Asensio ha convocado la asamblea de GHK para el lunes, cuando se votará si se procede judicialmente contra Errazkin e Intxaurrandieta, aunque teniendo en cuenta que PNV y PSE tienen el 87% de representación en el Consorcio, solo una sorpresa mayúscula podría hacer que no se aprobara la propuesta.