presenta ‘Berez datorrena’

Kike Mora: “Es un disco a contracorriente, incluso para el jazz”

Kike Mora, bajista de Korrontzi, presenta ‘Berez datorrena’ mañana en el Kafe Antzokia de Bilbao

Miércoles, 11 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:08h.

bilbao- Kike Mora, productor y bajista, exmiembro de la banda de Kepa Junkera y desde hace una década de Korrontzi, acaba de publicar su segundo disco en solitario,Berez datorrena / Evolución natural (Errabal), que presentará mañana en el Kafe Antzokia. “No apetece estar siempre en la retaguardia, tenía la necesidad de tocar en solitario”, explica el vizcaino, que firma un repertorio de jazz fusionado con flamenco, folk, funk, rock y música hindú.

“Es un disco a contracorriente, incluso para el jazz”, explica Mora, que ha vuelto a sentir la necesidad de expresarse en solitario seis años después de su debut, Jazz project. “Es como desnudarme, mostrar así soy yo y plasmar mi visión como artista”, apostilla. El vizcaino, que ha trabajado con Kepa Junkera y músicos y grupos como Urtz, Ainhoa Cantalapiedra o Urgabe, toca el bajo desde hace diez años en “la familia folk de Korrontzi”.

Los días libres que le dejaba la gira internacional de Korrontzi, que ha pasado por Canadá, Chequia, Portugal y Francia, los ha invertido en grabar su disco. Y lo ha completado con múltiples colaboraciones, como las de Mikel Romero, Yago Santos, Ibon Jordan, Jagoba Ormaetxea, Naldo Gomes, Kike Gutman, Enrique El Vaca, Fredi Peláez... “Algunos han pasado por el estudio y otros han mandado sus grabaciones desde casa, de lugares tan lejanos como Brasil o Hiroshima”, indica.

El título del disco muestra las mutaciones vividas por el bajista y guitarrista vizcaino en este periodo de seis años en los que ha recorrido varios continentes en actuciones y festivales. “Mi realidad, tanto en lo musical como en lo personal, es diferente. De ahí, lo de evolución natural. Es la expresión de cómo veo las cosas, siempre en evolución y movimiento”, aclara.

Berez datorrena / Evolución natural es un disco atípico, incluso para el circuito de jazz. Su música instrumental ofrece “una visión y un viaje global”, según su autor. - A. Portero