sector en auge

Bizkaia, se rueda

El territorio ha acogido en los últimos dos años más de 200 grabaciones de películas, series, anuncios y cortometrajes, un sector que se encuentra en auge

Aitziber Atxutegi - Domingo, 1 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:08h.

Bilbao- La grabación de la séptima temporada de Juego de tronos en San Juan de Gaztelugatxe ha sido el espaldarazo definitivo pero mucho antes de que Daenerys llegara a Rocadragón, Bizkaia era ya un territorio consolidado de rodajes. En los dos últimos años, se han acogido más de 200 grabaciones de películas, series, anuncios y cortometrajes. Sin ir más lejos, esta misma semana Coca Cola ha rodado en el metro, en la estación de Basauri y los talleres de Ariz, su próximo spotpara toda Europa, que llegará a 740 televidentes. Para este invierno, además, están previstas las grabaciones de dos largometrajes más: Ola de crímenes, dirigida por Gracia Querejeta y protagonizada por Maribel Verdú, y El árbol de la sangre, de Julio Medem. ¿El secreto? “Contar con escenarios muy diferentes y versátiles ayuda. Si se suma la profesionalidad del sector y las facilidades para el rodaje estamos allanando sin duda el camino para seguir atrayendo nuevas grabaciones”, explica Ainara Basurko, directora de BEAZ, sociedad foral de la que depende la Bilbao Bizkaia Film Commission, un servicio que pusieron en marcha la Diputación y el Ayuntamiento hace dos años.

Tanto Bizkaia como la propia capital cuentan con elementos únicos y diferenciados para competir por la captación de proyectos audiovisuales. Existe un amplio abanico de localizaciones, desde obras maestras de la arquitectura a rincones naturales de una belleza extrema, pasando por paisajes industriales, la costa, el interior, la propia ciudad... Se graba en la ciudad, en el Guggenheim, el metro o en entornos industriales, pero también en escenarios naturales como Lekeitio, Urdaibai o Urkiola. Quizá sea algo a lo que los vizcainos estén acostumbrados, pero el hecho de que existan cuatro estaciones diferenciadas, aunque con un clima suave en todas ellas, también supone un plus para las productoras. “Son exteriores que tienen un gran tirón para todo tipo de iniciativas cinematográficas”, subraya Ainara Basurko, a los que hay que añadir espacios públicos para instalar sets de rodajes y oficinas de producción, arte y vestuario, entre otras necesidades. A todo ello se añade, además, una industria audiovisual cualificada y bien valorada por las productoras.

También son importantes los incentivos fiscales, que puso en marcha la Diputación en 2013 con el objetivo de fomentar la actividad del sector audiovisual y promocionar, al mismo tiempo, la ciudad y el territorio para como escenarios para rodajes. “Este incentivo fiscal, que cuenta con el aval de la Comisión Europea, es un factor clave para la atracción de proyectos audiovisuales a Bilbao y Bizkaia, en un momento en el que los países compiten entre ellos para ser elegidos como platós de cine”, subraya la directora de BEAZ.

Desde 2015, se han grabado en el territorio 203 producciones, entre largometrajes, anuncios de publicidad, cortometrajes, programas de televisión, videoclips, documentales, eventos, sesiones fotográficas, series de televisión y webseries. En Bizkaia se han rodado, además de la archiconocida Juego de tronos, películas como Handia, Plan de fuga, La higuera de los bastardos, Contratatiempo o Zacarías, además de anuncios de marcas internacionales como Volkswagen, Volvo, Lexus, Renault, Ford, Tag Hauer, BBVA y Ocaso. Incluso el programa Bachelor, de la cadena ABC, un éxito de audiencia en Estados Unidos, ha grado en Bizkaia.

Se trata de un sector en auge. Si desde la Bilbao Bizkaia Film Commission se atendieron en 2015 87 producciones, el año pasado fueron 161. La pregunta es obligada. ¿Cómo se captan esos rodajes? “Siendo atractivos”, responde Basurko. “Este mundo está especializado y hay productoras que se dedican a buscar las mejores localizaciones. Y las mejores localizaciones no son solo las más bonitas o adecuadas, también son aquellas en las que existen incentivos o se facilitan rodajes a todos los niveles”.

El impacto económico del sector es “más que evidente”, advierte la directora de BEAZ. A modo de ejemplo, Basurko cita el rodaje de Gernika, de Koldo Serra. Se estima que el film dejó dos millones de euros en Euskadi. Generó 125 empleos directos entre actores y equipo, 625 empleos indirectos y participaron 900 figurantes. “Hubo unas 250 empresas involucradas de inicio a fin. Hablamos de cuestiones técnicas, de alojamientos,caterings, montajes y desmontajes, transporte...”, enumera Ainara Basurko. Pero hay otras cuestiones que van más allá del impacto económico directo. “En el caso de Juego de tronos es difícil de calcular por la enorme repercusión que está teniendo y que seguirá teniendo. Es una serie que llega a millones de personas, por lo que puede hablarse de un triple impacto: económico, mediático y turístico”, reconoce la directora de BEAZ.

Infraestructuras y serviciosContar con una infraestructura suficiente para dar respuesta a las necesidades de todas las personas y materiales involucradas en un rodaje es también determinante a la hora de que una productora elija un territorio u otro;hacen falta infraestructuras como aeropuertos o carreteras para que los trailers que transportan puedan llegar, alojamientos para todo el equipo -solo la grabación de Juego de tronos en Gaztelugatxe movilizó a 400 personas-, empresas que se encarguen de suministrar los catering que necesitan... Sin todos esos servicios, es difícil que una productora elija un emplazamiento como escenario, por muy espectacular que sea.

La duración de cada rodaje depende del tipo de producción, las necesidades que tengan y otras cuestiones tan diversas como el clima. Así, se prolongan desde unos pocos días para un videoclip o un spot publicitario, hasta una semana o meses si se trata de una película o series. Hay que tener en cuenta, además, los trabajos de rodaje comienzan mucho antes de que en el set se grite Se rueda. “Mucho antes de que se hiciera pública el rodaje de Juego de tronos en San Juan de Gaztelugatxe y Barrika, ya se había preparado toda la infraestructura necesaria para que los equipos técnicos y artísticos pudieran comenzar a trabajar. Fueron tres meses de preproducción y otros tantos de producción y rodaje”, relata la directora de BEAZ.

Y es que, además de elegir las propias localizaciones, para llevar a cabo la grabación de una película o un anuncio es necesario llevar a cabo diferentes trámites, como solicitar los permisos que se precisan en función del lugar en el que se desea rodar y que pueden ser competencia de diferentes administraciones.

Impacto

Film Commission