Tribuna abierta

Carta a un amigo de Punta Umbría sobre la independencia de Cataluña

Por Ignacio Villota Elejalde - Viernes, 29 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

QUERIDOS amigos: he visto un reportaje en no sé en qué televisión en el que presenciábamos cómo algunos ciudadanos de Huelva despedían enfervorizados con banderas rojigualdas al viento a guardias civiles y policías nacionales, mileuristas. Partían para Barcelona a defender la unidad de la Patria. Sí, de la Patria, la que les duele a los incautos alienados o a los cínicos de la vida. La escena resultaba muy emotiva con el “a por ellos oé, a por ellos oé”. Desde Andalucía, una de las regiones históricamente más denostada y discriminada por el nacionalismo español, ciudadanos profundamente manipulados y manoseados por un patriotismo apolillado se lanzan a la calle a defender no sé qué ideas. Ellos tampoco.

No entro, por supuesto, en el intrincado problema de la soberanía, del derecho a decidir, de la democracia de España o de la de Cataluña. A vosotros, onubenses, ¿qué os va en ello? Cuando he pasado temporadas en vuestro bello pueblo, he paseado por vuestras calles, también he visto pobreza, dolor, en algunos casos miserias… -espero que algo haya cambiado-, pero a vosotros se os ha hecho salir a la calle desde un impulso vacuo de amor a la patria. Lo que se os debe a vosotros es mucho amor. Y antes, justicia. Amor y justicia negados a los protagonistas de esa Patria que, en vuestro caso, son muchos y muy pobres.

Esto me recuerda que estos días se ofrece en una serie de televisión la guerra de Marruecos. Allí eran desplazados como soldados los hijos de las clases obreras. Los de las clases medias y acomodadas quedaban libres del servicio militar, eran “soldados de cuota”. ¿A qué iban estos hombres a la guerra del Rif? Lisa y llanamente, a defender la patria y el honor… y las minas de hierro en las que personalidades españolas, encabezadas por el Conde de Romanones, y varios magnates más tenían grandes intereses. Toda la aristocracia madrileña, capitaneada por la reina Victoria Eugenia, apadrinaba y se volcaba con aquellos mucho menos que mileuristas de la época.

Todos conocemos cómo acabó aquello: el desastre de Annual, con miles de soldados españoles muertos. Murieron por España… y por los intereses de la Compañía Española de Minas del Rif. S. A. A estos soldados se les despedía con bandas de música y grandes honores en la estación de Atocha, seguramente con la Marcha Real, pues todavía no se había creado el “Yo soy español, español, español”. Igual que sucede hoy en Huelva.

En estos momentos, en el Estado español se da un enfrentamiento profundo entre varios nacionalismos. Uno lo es per se, el español. España, creen quienes en el militan, fue fundada por Dios en el octavo día de la creación. Los otros nacionalismos lo son, sin embargo, per accidens, vamos, un invento de algunos según los nacionalistas españoles. Pero lo malo de los nacionalismos, estatales o no, es que partiendo de identidades afectivas o del sentimiento, enraizamientos lingüísticos o culturales, lo cual es sano, pueden llegar a la exacerbación ideológica, social o económica y pueden abocar en la insolidaridad.

La insolidaridad ha sido siempre la pandemia de la humanidad, narcotizada por el ansia de poder, dinero, o dicho de otra manera, de mayor bienestar. Todo ello desde los albores de esa humanidad. Para un creyente, desde su pecado original. El amor desbocado y exacerbado a lo propio puede ser como un fardo de olvido de los otros, envuelto en la bandera de la Patria, la que sea. Y ahí pierden los más débiles, vosotros los de las Huelvas de la vida y no digamos los de las muchas Sierra Leonas que viven un vivir sin vivir.

Amigos de Punta Umbría, esta no es vuestra cuestión, tampoco lo era la guerra del Rif para aquellos pobres soldados. ¿Es que los nacionalistas catalanes quieren una mayor financiación para ser más solidarios con vosotros? Yo creo que no. Es solamente para el acrecentamiento de su propio bienestar. No os digo nada a vosotros, los de Sierra Leona o Mali. Vosotros no estáis en el fichero.

* Analista