ha estado ingresado en cruces

Un crucerista estadounidense es localizado en Donostia tras pasar una semana a la intemperie

Había perdido el autobús de regreso al barco, atracado en Getxo, y se encontraba fuertemente desorientado

Un estadounidense de 72 años de edad, que se encontraba desaparecido desde el día 7, tras desembarcar de un crucero que hacía escala en Getxo, fue localizado el pasado día 14 en Donostia. La Ertzaintza ha realizado los oportunos trámites para facilitar el regreso a su país, después de permanecer ingresado unos días en el hospital de Cruces.

Martes, 26 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 15:02h.

BILBAO. La denuncia por la desaparición de esta persona se presentó el viernes 8 por parte de la empresa naviera. Según explicaban, se trataba de un pasajero de un crucero, que el día anterior había atracado en Getxo. El hombre, al parecer, tenía previsto realizar una excursión por la capital vizcaina, teniendo que regresar al barco esa misma jornada, ya que al día siguiente partía hacia A Coruña.

A partir de ese momento, se iniciaron las pesquisas policiales para su localización, entre ellas, gestiones con centros sanitarios, hoteles y medios de transporte, sin conseguir localizarle.

La mañana del jueves, día 14, la Guardia Municipal de Donostia informaba a la Ertzaintza de la presencia en sus dependencias de una persona muy desorientada. Al lugar se desplazaban agentes de la Sección Central de Investigación Criminal y Policía Judicial que, una vez confirmado que se trataba del desaparecido, organizaban su traslado al hospital de Cruces, para realizarle una revisión médica, así como los posteriores trámites para su repatriación a cargo de la empresa responsable del crucero.

El hombre explicó que en el último momento había optado por una excursión a la capital guipuzcoana, perdiendo luego el autobús de retorno a Getxo. Dificultado por el desconocimiento del idioma, había intentado sin éxito contactar con la compañía encargada del viaje, deambulando los siguientes días y noches por las calles de Donostia, hasta que finalmente se dirigió a la Guardia Municipal.

El hombre, que ya ha regresado a su hogar, quiso transmitir antes su agradecimiento a los agentes que le habían encontrado, a los que definió como "sus ángeles de la guarda".