quiere evitar abusos

Europa pone cerco a la precariedad

La Comisión insta a los agentes sociales a fijar normas mínimas laborales para evitar abusos. advierte de que si no hay acuerdo aprobará su propuesta este año

C. Gómez - Martes, 26 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

BILBAO- La Comisión Europea puso ayer deberes a los agentes sociales del viejo continente: fijar unas normas básicas para que todos los ciudadanos de la Unión tengan unos estándares mínimos de protección laboral. Para ello, el Ejecutivo comunitario ha abierto “un espacio de diálogo” con patronal y sindicatos de cara a revisar la normativa europea sobre contratos de trabajo e incluir en su ámbito nuevas relaciones laborales como empleos eventuales y trabajos por cuenta propia, autónomos. Dos eslabones débiles del mercado laboral. En un principio se anima a los agentes sociales europeos a abrir un diálogo, pero Bruselas advierte de que si optan por no negociar presentará su propia propuesta para actualizar la legislación en la materia.

Es una cuestión que está incluida en el Pilar Europeo de los Derechos Sociales y además forma parte del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), una de las cuatro columnas de la constitución comunitaria. Sin embargo, la “negativa de la mayoría de las asociaciones empresariales” europeas a negociar hizo que fracasara el primer intento, recordó ayer al Comisión.

En esta segunda tentativa, la Comisión avisa de que establecerá sus propias reglas si no hay acuerdo y además establece un calendario de negociación muy ajustado, porque su idea es que se actualice la norma en la Cumbre sobre Crecimiento y Empleo que se celebrará en Gotemburgo (Suecia) el próximo 17 de noviembre.

Sindicatos y patronales tienen de plazo hasta el próximo 3 de noviembre para presentar una propuesta y renovar una normativa que data de 1991 y que se ha convertido en un coladero para la precariedad laboral. Por ello, el Ejecutivo Comunitario tendrá un papel activo en la negociación con los agentes sociales, que quedó formalmente abierta ayer. El objetivo es actualizar ciertos mínimos de protección a los trabajadores, especialmente a aquellos con empleos más informales y precarios. “El papel de los agentes sociales es fundamental” y si alcanzan un acuerdo, la Comisión lo respetará, señaló en rueda de prensa el vicepresidente para el Euro, Valdis Dombrovskis.

En su evaluación de la directiva llamada a ser revisada, la Comisión ha detectado que muchos trabajadores en la Unión Europea no reciben, como deberían, una confirmación por escrito de sus condiciones de trabajo o al menos no toda la información que necesitan en un plazo oportuno. “Algunas prácticas en algunas relaciones laborales precarias pueden ir en detrimento de los trabajadores, especialmente las relativas a trabajos informales”, precisó la Comisión en un comunicado, en el que destacó tres áreas prioritarias de trabajo.

las prioridadesLa primera, pasa por “aclarar” a quién se aplica la directiva, teniendo en cuenta que el mercado laboral ha cambiado profundamente en los últimos veintiséis años. La segunda consiste en reforzar las comunicaciones escritas citadas anteriormente, por ejemplo, con las condiciones horarias de la tarea. Y la tercera pasa por establecer “algunos derechos básicos como el de un cierto grado de predictibilidad sobre el trabajo para los trabajadores con contratos muy flexibles”.

La actualización de esa normativa forma parte del llamado Pilar Europeo de Derechos Sociales, una iniciativa del gabinete de Jean-Claude Juncker para articular medidas en torno a tres grandes ejes: la igualdad de oportunidades y acceso al mercado de trabajo, las condiciones de trabajo equitativas y la protección y la inserción social. Acabar en definitiva con la precariedad laboral que sufren mucho europeos.

El vicepresidente de la Comisión Europea para el Euro destacó el anuncio de ayer como una prueba de que la Unión está “en la senda” hacia la proclamación de ese pilar por parte de las tres instituciones de la UE: El Ejecutivo, el Consejo en el que están representados los países y el Parlamento Europeo.

poner fin a la incertidumbre“Europa comparte importantes valores sociales” y “está preparada para defender una visión de una sociedad justa ahora y en el futuro”, aseguró Dombrovskis. Por su parte, la comisaria europea de Empleo, Marianne Thyssen, indicó en sala de prensa que “millones de europeos trabajan con contratos no estándares y con incertidumbre sobre sus derechos”.

“Garantizar una mayor predictibilidad en los contratos de trabajo es básico para unas condiciones de trabajo justas a través de la Unión Europea”, enfatizó sobre una negociación en la que también se abordarán nuevas reglas sobre los trabajadores desplazados fuera de su país o sobre la coordinación de los sistemas de seguridad social, entre otros puntos.

La Confederación Europea de Sindicatos (CES) agradeció en un comunicado que la Comisión “siga adelante” con su propuesta de revisión y señaló que esta constituye “una base decente para la discusión”.

“Se necesita una reforma legal para dar a los trabajadores la información que necesitan para ganarse la vida y hacer valer sus derechos”, agregó la CES.