Uriarte constata la voluntad para lograr las bases de un nuevo modelo educativo

La consejera de Educación, Cristina Uriarte, ha constatado hoy la voluntad de todos los agentes de ser "corresponsables" en el proceso de reflexión abierto para alcanzar puntos de encuentro con el objetivo de lograr un acuerdo por la educación en Euskadi que desemboque en una ley sobre esta materia.

EFE - Lunes, 25 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 14:40h.

GASTEIZ. Uriarte ha mantenido esta mañana un primer encuentro con los agentes educativos y sociales para abrir este proceso en la sede del Gobierno Vasco en Gasteiz.

A esta cita han acudido 33 asociaciones, patronales de la enseñanza y sindicatos que han conocido de primera mano la propuesta elaborada por el Departamento de Educación.

Este primer encuentro ha servido de primera toma de contacto, para establecer las líneas y cronograma de trabajo.
Uriarte ha comparecido ante los medios tras la reunión y ha expresado su satisfacción por la presencia de "todos" los agentes educativos y por el "interés y las ganas" de participar mostradas.

"Somos conscientes, y ellos también, de la necesidad de que trabajemos todos juntos, de ser corresponsables en este proceso y creo que todos vamos a poner de nuestra parte para alcanzar acuerdos", ha resumido la consejera, quien ha recordado que el objetivo de todo este debate es construir el sistema educativo vasco del futuro.

Uriarte ha insistido en que todos los agentes son conscientes de que hay que hablar y de que existen desencuentros en los que habrá que trabajar. "No podemos estar todos los días en una pelea", ha añadido la consejera.

Ha explicado que en la cita de hoy han presentado a todas las partes las diferentes etapas que se proponen. Así el Departamento ha fijado cinco ámbitos de trabajo que a partir de ahora se van a trabajar en grupo: convivencia, lenguas, evaluación, modernización de la educación y autonomía de los centros.

Inicialmente se ha previsto un periodo de tres meses, hasta Navidad, para que los grupos, cada uno en su ámbito, presenten al Departamento un primer documento, que quedará abierto a aportaciones. Después será remitido al Consejo Escolar, que también hará las concreciones que considere oportunas y finalmente el texto volverá al Departamento para que remita el documento que recogerá el acuerdo por la educación al Consejo de Gobierno y de ahí al Parlamento para su debate. Todo el proceso se demorará hasta junio.

Tras el encuentro también ha comparecido ante los medios de comunicación el presidente de la Asociación de Ikastolas, Koldo Tellitu, quien ha respaldado el cronograma presentado y ha asegurado que participarán con "actitud abierta" y de forma activa en este proceso. Ha asegurado que Euskadi necesita una ley de Educación propia, de "desconexión de los sistemas educativos español y francés".

También ha valorado la iniciativa el director general de Kristau Eskola (centros católicos concertados), Mikel Ormazabal, quien ha indicado que serán agente "proactivo" en este trabajo sin poner "ninguna línea roja" . En la misma línea se han manifestado los responsables de Eusko Ikastola Batza, Centros Diocesanos y de la escuela universitaria de magisterio Begoñako Andra Mari.

El principal reto del Departamento que dirige Uriarte es alcanzar un pacto educativo que sirva de base para diseñar la futura Ley vasca de Educación con el objetivo de modernizar el sistema y reforzar la estabilidad y la calidad. Para ello la consejera reclamó precisamente ayer a las partes que dejen a un lado los "cálculos políticos".

Sin embargo, sobre la mesa están los paros y una huelga general el 12 de diciembre convocada por los sindicatos ELA, LAB y Steilas para dar respuesta a sus reivindicaciones, entre ellas, el aumento de inversión, el incremento de plantillas, la reducción de la temporalidad y la no aplicación de la Lomce ni de los decretos Heziberri.

Antes del encuentro, LAB ha afirmado en una nota de prensa que comparte la idea de que el modelo educativo vasco está "agotado" pero ha opinado que el cambio debe basarse en tres principios: perspectiva nacional, soberanía y participación.

LAB ha dejado claro que no quiere una mera reproducción de los sistemas educativos español ni francés y que aboga por construir un "nuevo paradigma basado en la sedición".