proyectos en Estados Unidos y México

Gestamp se desploma en Bolsa tras rebajar sus previsiones de beneficios en Norteamérica

El mercado castiga a la compañía vasca a pesar de sus buenas perspectivas

A. Diez Mon - Miércoles, 13 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

bilbao- Gestamp sufrió ayer un auténtico sofocón en Bolsa tras reducir sus previsiones de beneficios en Norteamérica. La multinacional vasca tiene en marcha varios proyectos en Estados Unidos y México que se están desarrollando de forma simultánea y los gastos de su lanzamiento se han incrementado por encima de las estimaciones iniciales. Como ocurre con cualquier negocio que se enfrenta a un sobrecoste inesperado, esa circunstancia reducirá la rentabilidad de los proyectos. Y si se trata de una compañía del tamaño de Gestamp el desajuste se amplifica.

La consecuencia es que el Ebitda (el indicador que mide los beneficios antes de pagar impuestos, amortizaciones e intereses) del fabricante de componentes de automoción será menor de lo previsto y los inversores no lo pasaron por alto. Las acciones de la compañía llegaron a desplomarse más de un 13% y alcanzaron mínimos desde la salida a Bolsa el abril de este año. El castigo al cierre de la sesión fue de un 9,95% y los analistas recortaron su estimación de precio objetivo para el conjunto del ejercicio de los 6,6 euros hasta los 6 euros por acción. El valor de cierre de ayer fue de 5,25 euros.

A pesar de todo, la empresa sigue teniendo un horizonte muy positivo y mantiene sus objetivos de ingresos y rentabilidad a medio plazo. La cartera de pedidos es su principal activo y no hay dudas sobre que seguirá rompiendo récord de beneficios los próximos años. A efectos prácticos, el episodio de ayer no parece que vaya a pasar del terreno de las anécdotas. Sin embargo, pone de manifiesto la sobrecapacidad de reacción del mercado, muy sensible a las informaciones negativas incluso cuando se trata de una empresa con una trayectoria irreprochable y que seguirá creciendo los próximos ejercicios.

En este caso, el desencadenante del castigo ha sido la corrección a la baja su previsión de Ebitda, que hasta hora se situaba en la horquilla de entre el 9% y el 11%. La nueva estimación pasa por cerrar entre el 5% y el 8%, lo que en el mejor de los casos supondría quedarse muy cerca del límite inferior anterior, pese a que existe, en la proyección más negativa, el riesgo de que reduzca a la mitad el ritmo de crecimiento del Ebitda.

No hay en cualquier caso grandes amenazas para una compañía que el año pasado tuvo un resultado bruto de explotación de 841 millones de euros, un 10,6% más que en 2015, y que en el peor escenario rondará este año un Ebitda récord de más de 880 millones. Con los datos de 2016 logró, ya descontados los impuestos y lo variaciones financieras, un beneficio neto de 221 millones, lo que supuso un incremento del 37%. El panorama no es ni mucho menos preocupante.

En esa línea, Gestamp recuerda con los contratos puestos en marcha recientemente en Norteamérica están firmados con los principales fabricantes de automóviles y, pese a que el inicio de los proyectos ha anotado más gastos de los previstos, “no son recurrentes” y no hipotecarán en el futuro las cuentas de resultados. Además, se mantiene su previsión de facturación hasta 2019, debido a que los costes de lanzamiento “no afectan a la solidez de los nuevos proyectos ganados por Gestamp en la región” y a que el crecimiento en el resto de geografías “sigue siendo positivo”.

los beneficios

221

los ingresos

7.549