Barcelona 3 - Juventus 0

La rutina de un genio

Un Barça muy práctico supera a la Juventus sin problemas capitaneado de nuevo por Messi, que mostró todo su repertorio y marcó dos goles

Francisco Ávila - Miércoles, 13 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Barcelona 3

Juventus 0

BARCELONA: Ter Stegen;Semedo, Piqué, Umtiti, Alba;Busquets, Rakitic ( Min. 77, Paulinho), Iniesta (Min. 83, André Gomes);Messi, Dembélé (Min. 70, Sergi Roberto) y Suárez.

JUVENTUS: Buffon;De Sciglio (Min. 41, Sturaro), Barzagli, Benatia, Alex Sandro;Bentancur (Min. 63, Bernardeschi), Pjanic, Matuidi, Douglas Costa;Dybala e Higuaín (Min. 87, Caligara).

Goles: 1-0;Min. 45;Messi. 2-0: Min. 55;Rakitic. 3-0: Min. 69;Messi.

Árbitro: Damir Skomina (SLO). Mostró cartulina amarilla a Bentancurt (Min. 26), Semedo (Min. 35), Messi (Min. 54), Barzagli (Min.61), Pjanic (Min.75) y a Douglas Costa (Min.89).

Incidencias: 78.656 espectadores en el Camp Nou.

Barcelona- Un extraordinario Leo Messi, autor de dos goles y colaborador en otro, fue el factor desequilibrante en el Barça-Juventus, ya que en el estreno europeo del equipo azulgrana firmó una soberbia actuación, seguramente en el mejor partido desde que Ernesto Valverde dirige al equipo. Los barcelonistas sufrieron en el primer tiempo, pero todo cambió tras el gol del argentino al límite del descanso. En la segunda mitad, el Barça ofreció sus mejores momentos, comandados por Messi y con Iniesta, Rakitic y Busquets liderando el juego. Pese al 3-0, el partido no fue fácil para el equipo catalán, y aunque el Barça estaba avisado de que en el juego del gato y del ratón saldría perdiendo, como se demostró en los cuartos de final de la pasada Champions, los azulgrana parecía que no habían aprendido la lección en el primer tiempo.

De salida, el equipo de Massimiliano Allegri llevó el partido a su terreno desde el primer minuto. Cedió espacios y buscó la velocidad terminal de Douglas Costa y de Dybala a la contra. A los de Valverde les faltaba velocidad de ejecución. Más allá de alguna jugada al espacio de Dembélé, en su primera titularidad, o de Semedo por la derecha, de algún desborde de Messi o de Iniesta, a los azulgranas se les veía con pocos recursos y cada vez que tenían que sacar el balón jugado desde atrás, lo hacían con muchas dificultades. Bentancurt, Pjanic y Matuidi asfixiaban la medular y las primeras aproximaciones fueron sobre el área de Ter Stegen. De Sciglio, Dybala y Pjanic pusieron a prueba al meta alemán del Barça.

Si el Barça no veía resquicios para llegar a la frontal del área rival, la Juventus se aproximaba con facilidad, aunque sin mucho peligro. Pero en la recta final del primer tiempo, en el balance de aciertos y errores, los visitantes empezaron a no estar tan finos, como en una recuperación dentro del área de Dembéle, que salvó Álex Sandro en el minuto 38.

Al final, prácticamente en la última acción del primer tiempo, el Barça le pagó a los turineses con la misma moneda que habían utilizado los de Allegri hasta entonces. En una recuperación, Messi combinó con Dembélé, condujo desde el centro del campo, hizo la pared con Suárez y desde la frontal del área grande cruzó el balón ante la mirada de Buffon.

Los mejores momentosSi en el primer tiempo el Barça no encontraba los atajos, con la ventaja en el marcador, los azulgranas fueron otra cosa. Dejaron que los jugadores del equipo italiano llevaran la iniciativa y se refugiaron un poco más en su campo, buscando jugadas en transición. Los de Allegri nunca se sintieron cómodos en el nuevo papel y el Barça ofreció sus mejores momentos de la temporada, controlando la situación ante un rival que ya no tenía las ideas tan claras como en el primer tiempo.

El carácter desequilibrante de Messi fue decisivo. Después de ver una amonestación en el minuto 54, por exigir una amarilla al árbitro, el argentino intervino en el 2-0, obra de Rakitic, quien aprovechó un balón suelto dentro del área. La medular azulgrana, en una evidente mejora, también ayudó a la recuperación del juego de los de Valverde. Busquets estuvo certero en la salida del balón, Rakitic recordó al de sus mejores momentos e Iniesta estuvo clarividente.

La Juve corrió tras el balón y esa fue la demostración de lo que había cambiado en el partido. Messi, en el minuto 62, estrelló el balón en un poste de la meta de Buffon tras el lanzamiento de una falta y siete minutos después, el argentino, en una jugada colectiva, marcó el 3-0. Messi culminó una acción iniciada por Alba y a la que puso su sello Iniesta con una asistencia magistral. El 10 resolvió el partido con un remate que pilló a Buffon a contrapié.