ayudas sociales

“Es mínimo el nivel de los que no respetan las reglas”

Unai Rementeria niega que el fraude en estas prestaciones sea importante

A. Atxutegi - Miércoles, 13 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Bilbao- El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, aseguró ayer al presentar el plan de inspección y control de los servicios y prestaciones sociales que el nivel de fraude en este ámbito en Bizkaia es muy reducido. “El nivel de los que no respetan las reglas de juego es mínimo”, destacó. No obstante, se mostró rotundo al defender que, pese a ello, “tenemos que ser implacables para que nadie engañe al resto de la sociedad”.

El plan que ha puesto en marcha la Diputación no parte de cero;de hecho, la institución foral ya ejercía hasta este momento una inspección y control de los servicios y prestaciones sociales. Así, por ejemplo, durante el año pasado se realizaron 2.901 visitas a domicilios que recibían ayudas por cuidados en el entorno familiar para la atención a personas en situación de dependencia y/o discapacidad. De ellas, únicamente en cinco casos se detectaron incumplimientos: tres de ellos porque la personas perceptora residía fuera de Bizkaia -en ocasiones los hijos, por ejemplo, cuidan por temporadas de sus padres-;otra de las personas fue derivada a una residencia para poder garantizar una mejor atención, y en el quinto caso se está llevando a cabo un seguimiento más exhaustivo.

En cuanto a las prestaciones, el diputado general diferenció las percibidas por una persona física o por una entidad, por ejemplo para gestionar un centro. En el primer caso, en caso de detectarse un incumplimiento, por ejemplo tras comprobar que su renta es superior a lo requerido en las condiciones, lo que se hace es dejar esa ayuda en suspenso hasta analizar la situación y, en su caso, se toma la decisión de suspenderla de forma definitiva y reclamar las cantidades cobradas de forma indebida. Sin embargo, también puede ocurrir que la renta del beneficiario sea inferior, con lo que esa ayuda también se podría revisar al alza. En el caso de los centros de servicios sociales, la forma de actuar es analizar la forma en la que se está prestando el servicio y, en caso de que no se garantice la calidad de la atención a los usuarios, imponer la sanción correspondiente.

El diputado general también quiso dejar claro que, otro de los objetivos de este control es garantizar estas ayudas. “Todos podemos necesitar este tipo de ayuda a lo largo de nuestra vida y trabajamos para que esta red que hemos construido siga estando ahí en el futuro”, finalizó Rementeria.