este próximo viernes

Aburto se someterá a examen en el pleno del Estado de la Villa

Bilbao retoma este viernes el mecanismo de control para repasar la legislatura

Ane Araluzea - Miércoles, 13 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Bilbao- Será más que un alto para reflexionar en el ecuador de la legislatura, porque a partir de ahora tendrá carácter anual. El Ayuntamiento de Bilbao celebrará el viernes el primer pleno del Estado de la Villa de la presente legislatura, un mecanismo de control presente en otras instituciones y que la capital vizcaina retoma tras más de una década. Con ese escenario de fondo, el alcalde Juan Mari Aburto tendrá la opción de realizar un balance de las acciones puestas en marcha durante los dos últimos años por el equipo de gobierno formado por el PNV y el PSE-EE, aunque también deberá someterse al escrutinio del resto de los grupos políticos. La oposición ya ha adelantado que no perderá la oportunidad de reivindicar otro modelo de ciudad y de administración diferente al actual.

Esta primera sesión extraordinaria tendrá lugar después de que en julio de 2016 se aprobase el nuevo reglamento de plenos. De esa forma, está previsto que a partir de este año -el anterior no se realizó por falta de tiempo, ya que el reglamento no se aprobó definitivamente antes de la fecha requerida- el pleno del Estado de la Villa se celebre con carácter anual antes del 30 de septiembre (salvo el año en el que se celebren las elecciones municipales) para tomar el pulso a la capital y tener en cuenta sus necesidades. Se trata del segundo pleno de estas características que tendrá lugar en Bilbao, ya que el primero y último fue el 20 de junio de 2006.

De la misma forma que en los plenos ordinarios esta sesión, similar al del Estado de la Nación que se celebra en el Congreso de Madrid, tendrá lugar en la sala capitular del consistorio, donde se dispondrá un atril para que los portavoces puedan intervenir si así lo desean. La sesión estará conducida por Ricardo Barkala, primer teniente de alcalde.

Primero el alcaldeEl debate se iniciará con la intervención del alcalde, que tendrá un primer turno en el que podrá exponer su discurso sin tiempo límite. Posteriormente, habrá un receso antes de que tomen la palabra los portavoces de cada grupo, de menor a mayor, en función de sus votos: Goazen Bilbao, Udalberri, PP, EH Bildu, PSE-EE y PNV. Todos ellos tendrán 15 minutos para hablar. Después de otra breve pausa, el alcalde tendrá un turno final en el que podrá responder al resto de los partidos. Está regulado que en este pleno no se adopten acuerdos.

Según anunciaron ayer desde el Ayuntamiento, el análisis del primer edil incidirá en las líneas maestras del equipo de gobierno y, además, adelantará algunas de las actuaciones y novedades previstas para los dos próximos ejercicios. En palabras de Aburto, se trata de hacer “una completa radiografía al estado de la ciudad, revisando y analizando lo que hemos hecho en lo que llevamos de mandato, pero con una mirada hacia lo que nos queda por hacer, pensando siempre en la calidad de vida de los bilbaino y en el futuro de la villa”.

De esa forma, el alcalde repasará las acciones y programas emprendidos por las distintas áreas, además de subrayar los retos prioritarios de su equipo, como actividad económica y empleo, servicios públicos, calidad de vida, actuaciones y obras en barrios o posicionamiento internacional, entre otros. Después se someterá al arbitraje de los partidos que componen la cámara municipal. “Pretendemos ver la foto actual de la ciudad con sus puntos fuertes y débiles, e intentar que todos los grupos políticos aporten su visión para, si es posible, trabajar de forma conjunta por nuestra ciudad, que es y debe ser nuestro único y gran objetivo”, expuso el primer edil.

Además de Nekane Alonso, portavoz del PNV, durante la sesión también tomará la palabra Alfonso Gil, máximo representante municipal del PSE-EE, socio de los nacionalistas en el equipo de gobierno. “Vamos a seguir trabajando para hacer crecer la ciudad. Dentro de ese crecimiento creemos que es fundamental la recuperación del empleo;la cohesión social, que nadie quede abandonado a su suerte en Bilbao;y la cohesión territorial, que todos los ciudadanos bilbainos tengan los mismos derechos”, avanza el portavoz del PSE-EE. “Mostraremos nuestra satisfacción por el grado de avance del cumplimiento de los objetivos marcados en el pacto de gobierno. Esto no es morir de éxito, seguiremos trabajando para acabar el mandato con todos los objetivos cumplidos y, si puede ser, alcanzar alguno más”, añade.

OposiciónEl resto de los grupos que integran el Ayuntamiento ha prometido ser riguroso en sus intervenciones, en las que pondrán nota al trabajo realizado hasta la fecha por el equipo de gobierno. Desde el principal grupo de la oposición, EH Bildu, lamentaron que los partidos de la oposición tendrán “la capacidad de debate mermada” debido al planteamiento del pleno del Estado de la Villa. En cualquier caso, según su portavoz, Aitziber Ibaibarriaga, dedicarán “una parte importante de su intervención a reflejar ese Bilbao que habitualmente el equipo de gobierno intenta invisibilizar”. Asimismo, expondrán “los deberes pendientes del equipo de gobierno, dónde falla y tiene los déficit”.

En el caso del PP, incidirán en que “hay otra forma de gobernar la ciudad diferente a la que en este momento están llevando el PNV y el PSE-EE”. En palabras de su portavoz Luis Eguíluz, “el actual equipo de gobierno da síntomas de agotamiento, de tener inercias y poco dinamismo”, algo que considera habitual “en ciudades en las que no ha habido alternancia política”. Por otro lado, los populares también harán hincapié en el pacto de gobierno suscrito por el PNV-PSE-EE, “en el que se definen una serie de proyectos, muchos de los cuales llevan retraso, como es el caso de Zorrotzaurre, y algunos están prácticamente sin definir, como por ejemplo Punta Zorrotza”.

También defenderá la existencia de “alternativas a las políticas del equipo municipal” la coalición municipal Udalberri. En palabras de su portavoz, Carmen Muñoz, “el actual modelo olvida barrios enteros dejando de lado la puesta en valor de la pluralidad”. Además, desde Udalberri sostendrán que “el PGOU (Plan General de Ordenación Urbana) no puede ser una fuente de desigualdades, sino una herramienta para la cohesión social”. Otro de los pilares de Muñoz se centrará en el paro: “Desde el Ayuntamiento se deberían impulsar muchas más medidas concretas para fomentar el acceso al empleo digno”.

En cuanto al primero de los partidos en intervenir, Goazen Bilbao, enumerará tres problemas “graves” de la villa. En palabras de su portavoz Samir Lahdou se trata del “envejecimiento poblacional -con 27.500 personas menos en 2030- lo que nos convertirá en una ciudad vieja y con falta de dinamismo;la pervivencia del paro, con una tasa de desempleo de casi 16% que no ofrece perspectivas ni proyectos a la gente joven;y, la persistencia de brutales desigualdades entre el centro y los barrios altos en materia económica, de renta, de accesibilidad y de vivienda”. Por todo ello, reclamará al equipo de gobierno “un profundo viraje político en su estrategia de modelo de ciudad”.