entorsis en la rodilla

Alarma Undabarrena

El ‘cachorro’, que ya sufrió una grave lesión en su rodilla izquierda en febrero de 2016, se lastima la derecha en un entrenamiento

A. Aramendia - Miércoles, 13 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Bilbao- El entrenamiento matinal completado ayer por el Bilbao Athletic no pudo tener un peor desenlace, debido al alarmante contratiempo físico sufrido por Iker Undabarrena (Gorliz, 18-V-1995). El centrocampista rojiblanco, que cumple su quinta temporada como cachorro, tuvo que abandonar la sesión al padecer una entorsis en su rodilla derecha que podría derivar en una lesión más relevante en caso de que las pruebas complementarias no deparen buenas noticias para un jugador que volvía a sonreír vestido de corto. Se trata, no en vano, de un futbolista con un notable impacto en Lezama y con un futuro más que prometedor, que ya se vio seriamente condicionado por la grave lesión de rodilla que sufrió en febrero de 2016, cuando el de Gorliz comandaba al Bilbao Athletic en Segunda División de la mano de José Ángel Ziganda, quien siempre ha demostrado su confianza en un jugador al que no ha dudado en inscribir para la fase de grupos de la presente edición de la Europa League junto al también cachorro Óscar Gil. Considerado como una de las perlas de la cantera desde tiempo atrás, Undabarrena ha vuelto a caer lesionado cuando asomaba plenamente recuperado de la rotura del ligamento cruzado anterior y del menisco interno de la rodilla izquierda padecida año y medio atrás.

El vizcaino, puro talento, regresó a los terrenos de juego ocho meses después de aquel fatídico partido contra el Valladolid en San Mamés. Su reaparición, en la undécima jornada de la pasada campaña en Segunda B, se hizo efectiva en la visita al Real Madrid Castilla, curiosamente, uno de los equipos que se interesó por sus servicios durante el verano de 2016. Titular en las trece últimas jornadas ligueras, Undabarrena terminó la temporada acumulando buenas sensaciones sobre el verde y con el firme objetivo de recuperar el tiempo perdido este curso con Gaizka Garitano en el banquillo.

A pesar de disponer de ofertas de equipos de Segunda como el Almería, el centrocampista vizcaino apostó por continuar en el Bilbao Athletic para acumular el máximo número de minutos posible a la espera de poder dar el ansiado salto al primer equipo, un sueño para un joven futbolista que recaló en Lezama a los diez años de edad y que desde entonces ha ido quemando etapas hasta figurar como uno de los principales aspirantes para convertirse en león en un futuro cercano. El inicio de la presente campaña, sin ir más lejos, le había confirmado como líder natural de un equipo en el que sumaba cuatro titularidades en las cuatro primeras jornadas del campeonato en la categoría de bronce.

Undabarrena, de dulce, había completado todos los minutos de juego ante Logroñés, Real Unión y Arenas tras haber sido sustituido en el tiempo de descuento contra la Real Sociedad B en Zubieta, por lo que Garitano podría perder a un jugador básico en su esquema y que ya debutó como león en noviembre de 2012 con Marcelo Bielsa. Su hasta la fecha primer y último partido con el primer equipo del Athletic tuvo lugar en la visita europea al Hapoel Kiryat Shmona de Israel en el curso 2012-13, cita continental en la que el técnico rosarino quiso ver en acción a jóvenes promesas como Undabarrena.

CONVOCATORIA SUB’19Más motivos para la felicidad que el centrocampista de Gorliz tuvieron en la jornada de ayer los cachorros Víctor San Bartolomé y Jesús Areso, citados por la selección estatal sub’19. Ambos estarán presentes en las sesiones de entrenamiento que tendrán lugar entre el lunes y el miércoles de la próxima semana en Las Rozas.