Mesa de Redacción

Garbiñe, como el sol

Por Susana M. Oxinalde - Martes, 12 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

EL problema de los números uno es que suelen salir pocos. Estos días que Garbiñe Muguruza y Rafa Nadal se han coronado como los number one del tenis mundial, el corazón patrio anda eufórico con esta alineación de astros que ha parido una casualidad. El caso del tenista manacorí no presenta muchas dudas, pero lo de Garbiñe es el colmo de un cóctel de cuyos ingredientes todos beben. Nació en Venezuela, es de origen vasco, se formó deportivamente en Barcelona y representa a España;todos se la adueñan dependiendo de lo pesados que se pongan con cualquiera de las caras de este superpoliedro tenístico y campeón. Ella sonríe y ondea la bandera a la que representa sabiendo que es un poco de todos, como el sol, que procura sin distinciones -salvo la oficial- la alegría de sus victorias y caldea, como el astro que es, los espacios deportivos desde Madrid hasta Suiza, que es donde tributa. Todos tenemos altísimas expectativas sobre esta número uno que ha brotado, como un enano de jardín, en unos cuántos céspedes, que no es de nadie pero tiene algo de mancomunado, rotunda en sus golpes pero de naturaleza algo gaseosa pese a las pujas por su propiedad. Garbiñe debiera cobrar un canon cada vez que alguien se la atrae para sus dominios tras generar una victoria. Son los mismos que saben que, más que las hojas de los rábanos, lo que necesitamos son soles.

susana.martin@deia.com