lo empresarios vascos, partidarios

Cebek defiende una rebaja del Impuesto de Sociedades

La patronal vizcaina aboga por que “se parezca” al de España y Europa

X. Aja - Martes, 12 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

BILBAO- La posibilidad de retocar los impuestos de cara al próximo año en Euskadi ha levantado opiniones encontradas entre unos sectores y otros. A caballo de la mejora de la recaudación fiscal en los territorios de la Comunidad Autónoma Vasca en la primera parte del año, con un crecimiento del orden del 15%, los empresarios vascos se muestran partidarios de retocar el Impuesto de Sociedades a la baja para mantener la competitividad de las empresas frente a los rivales de otros estados de la Unión Europea .

En este sentido, el presidente de la organización empresarial vizcaina Cebek, Iñaki Garcinuño, afirmó ayer en la Cadena Ser que, en su opinión, es “urgente” que las Haciendas forales vascas pongan en marcha una “adaptación a la baja” en la reforma impositiva de manera que la fiscalidad vasca “se parezca a las del entorno” español y europeo. Por ello, el empresario vizcaino se muestra partidario de que “se baje” el tipo nominal del Impuesto de Sociedades.

El representante de los empresarios de Bizkaia considera que la fiscalidad es un elemento importante de competitividad a la hora de atraer inversiones por lo que cree “imprescindible” que la presión fiscal vasca “se parezca a las del entorno” para que, de esa manera, en Euskadi “seamos capaces de atraer más inversión externa y motivaremos a las empresa vascas a que inviertan y generen proyectos nuevos”.

Iñaki Garcinuño reconoció que el Impuesto de Sociedades vasco incluye numerosas deducciones pero, en su opinión, solo son aplicables por muy pocas empresas. En este sentido, el dirigente empresarial de Cebek plantea que, “independientemente de que aquí puedan existir deducciones que hagan que la cuota final que una compañía paga a la Hacienda sea menor, esas deducciones sólo las aplican un porcentaje pequeño de las empresas”, que suele ser compañías grandes que realizan proyectos medio ambientales o de generación de empleo. “Pero la gran mayoría, más del 80%, acabamos pagando el tipo nominal que la Hacienda foral tiene estipulado y que es bastante más alto que el de nuestro entorno”.