concienciar a los jóvenes

La violencia sexista, una ‘asignatura’ más

Un máster en la Universidad de Deusto y talleres en centros educativos de Bilbao conciencian a los jóvenes sobre esta lacra, que sufrieron 2.774 vizcainas en 2016, y les enseñan cómo ayudar a las víctimas a encontrar una salida

“Que las jóvenes denuncien más quiere decir que hay más conciencia y que no tienen que aguantarlo”

Yaiza Pozo - Martes, 12 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Bilbao- “El cambio para prevenir casos de violencia contra las mujeres tiene que ser estructural y educacional”, afirma con rotundidad Estíbaliz Linares, una joven que estudió trabajo social y ahora coordina el máster de Intervención en violencia contra las mujeres en la Universidad de Deusto, único en el País Vasco en cuanto a la intervención con las víctimas. La educación es el pilar principal para acabar con los gestos que excluyen al colectivo femenino y por eso es fundamental trabajar desde las aulas. En este sentido, además de la universidad, la Consultoría Sortzen imparte también charlas en los centros educativos de Bilbao que sirven para inculcar entre los jóvenes un cambio de conductas.

Según la experta, la solución no es que las mujeres dejen de sentir miedo, sino que los hombres no lo infundan. El camino por recorrer es todavía muy largo, complejo. Pero sin embargo, toda la maquinaria está en marcha para conseguir que poco a poco este problema basado en la educación pueda ver la luz al final del túnel. Lo cierto es que la violencia contra las mujeres sigue estando a la orden del día. Según el último informe elaborado por Emakunde, el pasado año un total de 2.774 mujeres fueron víctimas de la violencia machista en Bizkaia, un dato que continúa encendiendo todas las alarmas. Debido a este hecho, los centros educativos vizcainos han puesto la lupa en esta problemática para aportar soluciones que sirvan para dar carpetazo a esta lacra.

La realidad de las estadísticas avala que se ha producido un incremento en los casos de violencia sexista y machista sobre todo entre los más jóvenes. Por ello, colectivos de mujeres que luchan contra la violencia de género y profesores han decidido poner freno a este tipo de conductas mediante charlas y talleres educacionales. “Las clases que impartimos son terapias, profundizamos en la sensibilización y en el cómo se pueden prevenir casos violentos”, asegura Norma Vázquez, psicóloga experta en violencia de género de Sor-tzen.

La Fiscalía de Bizkaia, comparando los datos estadísticos del año 2016 con los del año 2015, advierte que se ha producido un incremento en las denuncias por supuestos de violencia de género. “El incremento de denuncias por parte de jóvenes supone que hay más conciencia y que no tienen por qué aguantar ningún tipo de agresión. Por eso, la denuncia es la salida más accesible”, matiza Vázquez que además imparte la materia de intervención en situaciones de crisis en mujeres víctimas de violencia en el máster ofertado por la Universidad de Deusto.

La sensibilización y la prevención son dos aspectos que desde 2003 la universidad de Deusto imparte en el máster de Intervención en violencia contra las mujeres junto a los talleres que imparte la Consultoría Sortzen. La EHU/UPV también cuenta con un máster en feminismo.

En el de Deusto se ofrece la posibilidad de realizar prácticas. Con esto se pone en valor lo aprendido en la teoría con el objetivo de acercar a los alumnos al contexto real de la violencia en el día a día. Según la experta Norma Vázquez la violencia sexista es el tipo de agresión más común que sufren las mujeres, más concretamente las adolescentes, por parte también de un agresor con un perfil joven. “Te enseñan desde el principio que esto viene marcado por una sociedad que no está basada en códigos igualitarios. El máster es reivindicativo y político”, comenta Linares.

En las redesLa violencia contra las mujeres, sobre todo la sexista, también ha logrado traspasar la pantalla y las secuelas que pueden quedar en la víctima pueden tener un doble impacto “debido a la gran difusión que tiene”. “Los daños psicológicos son muy graves. Ahora tú tienes un móvil que te acompaña a todas horas y el acoso es continuo”, cuenta la experta. Y prosigue: “Lo que hacemos mucho en los programas que impartimos es la ayuda colectiva el decir que cuando pasa algo de esto que no se juzgue a la víctima ni la discrimines por ser mujeres. Si no ayúdala”, continúa. La sociedad juega un papel determinante pero a veces pueden incluso situarse en contra de la víctima. “Yo creo que mucha gente sigue pensando que esto es un problema personal y de algunas mujeres que toleran la violencia. Yo no creo que la sociedad esté más concienciada sino más alarmada”, Norma Vázquez.

Para que se produzca un cambio de conducta Linares afirma que la violencia contra la mujer podría acabarse aplicando “mucha educación, fuerte, integral y duradera”, pero aún se necesita “mucha concienciación y trabajo conjunto”, concluye la coordinadora del máster.