La 50º edición del Festival Calzada

Espectáculo dispar en el Calzada

Barandika-Lekerika, en un gran partido, y Egiguren-López triunfan en las bodas de oro del festival

K. Txakartegi - Lunes, 11 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Bilbao- La 50º edición del Festival Calzada dejó al público con un sabor un tanto agridulce. Dulce, porque el frontón de Gernika se lleno hasta la bandera, porque se le rindió un emotivo homenaje a Remen y también porque el primer partido fue tremendamente emocionante. Agrio, porque el que debía ser el estelar fue de calle, y más que por mérito de los colorados, por la floja actuación de los azules.

El Open Calzada, puntuable para el Jai Alai World Tour, comenzó con el partido entre Barandika-Lekerika y Hormaetxea-Enbil. Los veteranos no comenzaron muy bien, cometieron algunos errores y a partir del 7-7 los jóvenes gernikarras tomaron ventaja sin realizar un juego espléndido (15-10). En el segundo set, los azules fueron una apisonadora. Hicieron nueve tantos seguidos (0-9). Pero cuando parecía que todo se resolvería en el desempate, comenzó la remontada de los colorados. Poco a poco, tanto tras tanto, fueron acercándose hasta verse con opciones de darle la vuelta al set. Con el 10-14 todavía se veía difícil pero consiguieron empatar a 14. De repente, Hormaetxea y Enbil se vieron contra las cuerdas y pasaron de pensar en el desempate a casi verse derrotados en dos sets. Al final, el último tanto fue para los azules, y todo se decidió en el último juego. Siguió la emoción porque en el tercer juego se repitieron los empates. Con el cuatro iguales, fue Lekerika el que decidió el partido con un magnífico e inesperado dos paredes que lanzó desde el cuadro 12.

Tras el homenaje a Remen, los colorados Egiguren y López partían como favoritos. Este último llegaba a Gernika con una racha de 18 victorias seguidas. Pero el mismo Aldazabal, hace dos meses y medio, les dio guerra a Egiguren y López en la final del Díez Barroso en México cuando jugó con Erik y ahora lo quería intentar con Beaskoetxea. El sábado no fue su día. El zaguero de Berriatua erró demasiadas pelotas fáciles en el peor partido que se le recuerda. Para ganar a Egiguren y López tienes que jugar a la perfección, pero los azules hicieron todo lo contrario. Beaskoetxea intentó rematar cuando tuvo ocasión, metió alguna cortada, otro dos paredes, y alguna que otra dejada, pero Aldazabal no le dio la vuelta al encuentro y su delantero también comenzó a entrar a la desesperada y fallar. Victoria fácil para Egiguren y López, 15-7, 15-6.