Athletic 2 - Girona 0

Williams asoma como un asistente de lujo

Ha servido los tres goles del Athletic en esta liga
Los rojiblancos se colocan en zona Champions

Pako Ruiz - Lunes, 11 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Bilbao- Se entiende que Iñaki Williams esté un poquito enfadado por lo menos a causa de que aún no ha visto puerta en lo que lleva recorrido de curso. Son seis los encuentros en los que ha comparecido, 329 minutos de presencia, en los que está reñido con el gol, un hecho que le inquieta, como bien conoce el propio José Ángel Ziganda, que ya le rentabilizó cuando le tenía en el vestuario del Bilbao Athletic. Entonces, elevó su cuenta a 21 dianas en un total de 32 partidos, una media brillante. Sin embargo, a falta de pan, buenas son tortas. El bilbaino ha descubierto una nueva virtud que tiene su incuestionable valor, imprescindible para que un equipo haga goles. Williams, sin más, asoma como un asistente de lujo, porque los tres tantos que acumula el Athletic en esta liga, el firmado ante el Eibar en Ipurua y los dos de ayer frente al Girona en San Mamés, han salido de sus botas.

Williams ha interiorizado una misión que ha sacado del apuro al conjunto rojiblanco en estos dos últimos duelos. Lo sabe manejar casi a la perfección. Es un gesto que lo ejecuta con una precisión ejemplar. Lo hizo en Ipurua, cuando a los 39 minutos de juego, se sacó un servicio medido para que Aritz Aduriz lo rematara de cabeza de forma impecable y batir así la meta armera. Ayer se multiplicó, incluso. A los 25 minutos, emergió de la nada y generó la asistencia que consumó Iker Muniain para superar a Gorka Iraizoz, ovacionado en su regreso a San Mamés pero castigado por sus excompañeros. Porque a los 53 minutos, el bilbaino volvió a aparecer para decidir el encuentro. Ganó un duelo físico con Aday para dejársela en bandeja a Aduriz, que no desaprovechó el regalo.

Ziganda no dudó en reconocer la aportación de Williams: “Es muy bueno. Si le pongo arriba, va a tener dos o tres ocasiones de gol. Tuvo con el Liverpool, con el Getafe, tres o cuatro, y no marcó. Es desequilibrante, tenemos que compaginar con el resto de jugadores. Donde juega desequilibra y nos permite distintas opciones”. El delantero buscará el jueves su gol número 25 con el Athletic. El técnico reconoce esa ansiedad: “Estoy convencido de que quiere hacer gol, porque le conozco”.

En alzaEl Athletic volvió a ofrecer un partido pragmático, lejos de ese buen fútbol que desea ofrecer Ziganda. Los resultados, no obstante, acompañan y las dos asistencias de gol de Williams permitieron al conjunto rojiblanco acostarse en la cuarta plaza, solo por detrás de Barcelona, Real Sociedad y Sevilla, y por delante del Real Madrid y Atlético de Madrid, el próximo visitante a San Mamés;por lo que los leones disfrutan de alcanzar zona Champions después de hacer caja a las mismas puertas de arrancar la fase de grupos de la Europa League el jueves en Berlín ante un Hertha situado en la zona media de la Bundesliga tras empatar ayer en el Olímpico ante el Werder Bremen (1-1).

Ziganda, precisamente, anhela en la capital alemana prolongar su excelente racha. El de Larraintzar no conoce la derrota en sus siete primeros encuentros como técnico rojiblanco, por lo que el jueves podría igualar la marca de Ferdinand Daucik, ya que el eslovaco estuvo invicto al frente del Athletic en las ocho jornadas iniciales de la liga 1954-55.

La victoria sobre el Girona ofrece impacto estadístico. Al dato que afecta a Ziganda, se suma la racha del colectivo, que no ha encajado gol alguno en estos tres primeros compromisos ligueros, un matiz que se produce por tercera vez. La primera se remonta a la campaña 1969-70, con Iribar bajo los palos, y la segunda, en la 1988-89, con Vicente Biurrun como guardameta, si bien esta ocasión el mérito se imputa a dos porteros, Kepa, ausente ayer por culpa de un proceso febril, y Herrerín, que se estrenó en esta liga y que repetirá en el once en Berlín, donde el Hertha examinará a este Athletic.