entra en suspensión de pagos

Lakua aboga por un concurso ordenado en La Naval y acabar los buques

Arantxa Tapia rechaza la propuesta del comité para crear ahora una mesa a tres bandas con el Gobierno español

Xabier Aja - Sábado, 9 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

BILBAO- La empresa Construcciones Navales del Norte CNN, titular del mayor astillero vasco, la Naval de Sestao, se encamina hacia la liquidación en un concurso de acreedores que el Gobierno vasco, según la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, quiere que sea “lo más ordenado posible” de manera que se posibilite que se finalicen los buques que tiene en construcción, de forma que en el futuro se pueda mantener la actividad industrial en el astillero sito a orillas de la ría del Nervión. El objeto del proceso, reiteró la representante del Ejecutivo vasco, es que al salir del concurso de acreedores esté garantizada la continuidad del astillero, “con un proyecto de futuro viable”.

Esta es la principal conclusión a la que llegó la consejera del Gobierno vasco tras reunirse ayer con el comité de empresa de La Naval en la sede del Ejecutivo en Bilbao.

El Gobierno vasco, -que no está por la labor de que las administraciones públicas entren en el capital de empresas privadas-, rechazó, según afirmó Arantxa Tapia, la propuesta del comité de La Naval de crear una mesa de diálogo a tres, -administración vasca, española y empresa-, para analizar la situación de la compañía de construcción naval y apostó por ayudar a preparar al astillero para que afronte el concurso de acreedores “de la mejor manera posible” para garantizar su continuidad en el futuro.

La reunión entre la consejera vasca de Desarrollo Económico y los representantes del comité de La Naval, valorada como “fría” por los trabajadores, terminó con la conclusión de que el concurso de acreedores y la quiebra de CNN es inevitable.

La Naval va a ir al concurso de acreedores a partir del 7 de octubre con una deuda bancaria que supera los 150 millones de euros, más las decenas que se deben a los proveedores.

En la reunión de ayer, los trabajadores insistieron en su planteamiento de crear una mesa de negociación a tres bandas que incluya a los dos Gobiernos, vasco y español, y a la empresa, pero la consejera, sin cerrarse a esa idea en el futuro, afirmó que, en su opinión, “ahora no es el momento” y no lo cree necesario.

Arantxa Tapia destacó que lo que hay que hacer en estos momentos es centrarse en ayudar a preparar el concurso de acreedores de La Naval, porque “no tiene marcha atrás” afirmó tajante, para que salga “de la mejor manera posible”, se garantice la continuidad del astillero y se puedan concluir los buques pendientes.

Como se recordará los cuatro barcos están en diferentes fase de desarrollo: al más avanzado le faltaría solo medio año para estar finalizado, mientras que el ferry con motorización a gas natural para Balearia, está todavía en fase de ingeniería. La consejera de Desarrollo Económico del Gobierno vasco afirmó que en la fase actual lo prioritario es “centrarse todos, accionistas, equipo directivo, trabajadores e instituciones en que ese concurso se prepare de la mejor manera posible y más eficiente. No nos cerramos a la constitución de esa mesa pero hoy no la vemos necesaria”.

Continuidad Arantxa Tapia insistió en que “es del máximo interés del actual Gobierno vasco que La Naval siga siendo en el futuro un astillero de referencia”. A juicio de la consejera, será hora de organizar esa mesa de negociación “en el momento en que se nombren juez y administrador concursal”. “Entonces sabremos en qué condiciones nos encontramos, qué tipo de trabajo podemos empezar a hacer y, para esa hipotética mesa que se pueda constituir en un futuro, ir trabajando con el ministerio español sobre qué tipo de ayudas y colaboraciones se pueden poner en marcha”.

La prioridad del Gobierno vasco ahora es “evitar problemas adicionales a los que conlleva el propio concurso y conseguir que los trabajadores y las contratas puedan continuar con su actividad de la forma más normalizada posible.”

En estos momentos, con solo un buque, el cablero en proceso de construcción avanzada y el cuarto encargo, el citado ferry en riesgo de ser cancelado, Tapia insistió en la importancia de centrarse en que “esos barcos salgan del astillero” y se sepa que “se va a poder producir de una forma ordenada que garantice el futuro de la actividad”.

Comité El secretario del comité de empresa, Juanjo Llordén afirmó que para los trabajadores de La Naval, “el concurso de acreedores no es importante, sino que el astillero siga dando trabajo durante muchos años a 2.000 trabajadores y genere una estabilidad y un futuro a la Margen Izquierda, y eso solo lo vemos de la mano del apoyo de los gobiernos central y vasco”. Para el comité, la sensación es que los accionistas, Ingeteam y Murueta, “van a hacer todo lo posible para que el concurso de acreedores les salga con la menor pérdida económica para sus bolsillos”.