dirección deportiva del Athletic

Producto de la tierra en las categorías inferiores

Lezama tira del proteccionismo, ya que las caras nuevas en los juveniles, cadetes e infantiles proceden de equipos vizcainos, salvo en dos casos

Pako Ruiz - Sábado, 9 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

bilbao- La dirección deportiva del Athletic ha dado este verano un viraje a su habitual política de captación. Se ha decantado por un cierto proteccionismo, ha priorizado las incorporaciones en el fútbol vizcaino para los diferentes equipos de las categorías inferiores y ha frenado la llegada de chavales de otros territorios históricos, hasta el punto de que entre las caras nuevas que asoman en los seis conjuntos que aglutinan las categorías juvenil, cadete e infantil solo dos proceden de fuera de Bizkaia. En concreto, de se trata de chavales del infantil de 2004, el portero navarro Aimar Peñalver, reclutado del Pamplona, y el extremo Tirfe Gómez, fichado del Salvatierra -club convenido del Alavés- y que el pasado marzo se proclamó subcampeón de Euskadi de cross en categoría infantil.

“Se acusa al Athletic de hacer una política hostil con Osasuna o el Alavés, por poner un ejemplo, cuando nuestro nicho debe ser fundamentalmente Bizkaia. Ello no quiere decir que se descuide la captación externa, sino que en esta ocasión detectamos casos de chavales que hemos preferido que se queden en sus respectivos equipos nodriza antes de dar el salto a Lezama”, indican en la factoría rojiblanca, donde se rememora el dato que ofreció el mismo Josu Urrutia en su discurso ante los socios compromisarios en la Asamblea Ordinaria de 2013, cuando el presidente de la entidad bilbaina apuntó que “de los 199 jugadores de la cantera, 175 son vizcaínos”, es decir, el 88%.

Son 24 las novedades que sufren las dos escuadras juveniles, cadetes e infantiles. De ellas, 22 proceden del fútbol vizcaino, con mención especial al minilezama que supone el Danok Bat, donde procede José Luis Castro, Txolo, responsable de las Relaciones Institucionales con los clubes convenidos. La entidad de Fika, adonde suelen recalar también cedidos del propio Athletic como sucedió en su día con Ander Capa -jugador del Eibar que la próxima campaña se convertirá en futbolista rojiblanco- y con los hoy leones Iñigo Lekue y Sabin Merino, aporta este ejercicio cinco propios, además de significar los originarios de la Cultural Durango y Aurrera de Ondarroa en el segundo juvenil.

Las generaciones del 2000 y 2002 son las que cuentan con mayor pedigrí en Lezama. Son camadas que representan al juvenil de División de Honor y al cadete de Liga Vasca, las escuadras que menos se han reforzado por esa idea de dar continuidad a lo que tan bien funcionó la campaña pasada. Al cadete, que dirige Jon Solaun y que arranca la liga este fin de semana, solo ha llegado Beñat de Jesús desde el Danok Bat, mientras que al primer juvenil de Iban Fuentes lo han hecho Aitor Cuenca (Danok Bat), Aritz de Miguel (Arenas) y Unai Vencedor (Santutxu). Por el contrario, el segundo cadete es el más reforzado, hasta con siete caras nuevas.

cambio de registroEl giro es evidente respecto a años anteriores, cuando la noticia la protagonizaba el alto número de chavales que procedían de Araba, Nafarroa, Gipuzkoa e incluso Iparralde, aunque en este último caso a cuentagotas. El pasado ejercicio se redujo esa tendencia, si bien fueron seis, cuatro más que en este verano, las incorporaciones exteriores, con mayor incidencia en el primer cadete, donde recalaron los guipuzcoanos Koldo Ferrer y Mbaye Barro (Antiguoko), los alaveses Tinbit Manero (Lakua) y Aingeru Olabarrieta (Etorkizun), el navarro Aimar Collantes (Pamplona) y Rodrigo Esteban (Comillas riojano). “Creemos que hemos captado a los mejores jugadores que pensamos tienen encaje en Lezama”, afirman en el club, que también desactivan esa proyección de que hay jugadores vizcainos que prefieren recalar en la Real, Alavés o Eibar antes que en el Athletic. “Esos chavales no entraban en nuestros planes, no hay sitio para todos”, comentan en Lezama, donde se reconoce que a algunos de ellos se les había ofrecido jugar como cedidos en un equipo vizcaino, opción que habían rechazado.

La realidad es que Bizkaia sale reforzada este curso. Las incorporaciones en los dos filiales, en cambio, han tenido más equilibrio. Al Bilbao Athletic han llegado Jon Rojo (Deusto), Gaizka Larrazabal (Zamudio), Iñigo Muñoz (Gernika), Jesús Areso (Osasuna) y Asier Benito (Alavés);y al Basconia, Iban Rodríguez (Retuerto), Andoni Tascón (Danok Bat) y Youssouf Diarrá (Txantrea), el fichaje más polémico.

Las 24 incorporaciones