plenamente solvente

La mejoría económica y de ingresos respalda la buena nota de la deuda vasca

La agencia internacional de calificación crediticia Fitch eleva las perspectivas de Euskadi de “estables a positivas”

X. Aja - Viernes, 8 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

BILBAO- La agencia internacional de calificación crediticia Fitch ha mejorado la perspectiva de “estable a positiva” de la calificación de la deuda del Gobierno vasco y la mantiene cerca del notable con una calificación de BBB+. La mejoría de la economía vasca, con el Producto Interior Bruto creciendo a tasas cercanas al 3%, y la importante recuperación de los ingresos fiscales en lo que va del año, en torno al 15%, está ayudando, junto a la prudente gestión del Ejecutivo vasco, a que las agencias internacionales de rating como la citada Fitch califiquen como plenamente solvente a Euskadi.

Según el Departamento de Hacienda del Gobierno vasco que lidera el consejero Pedro Azpiazu el informe de Fitch pone en valor la “fortaleza” que muestra la economía vasca señalando el crecimiento del PIB, -que el Ejecutivo estima que se elevará al 2,7% al cierre de este 2017 y del 2,3% en 2018-, y la creación de empleo que se está produciendo

El movimiento positivo en el mercado laboral, pese a los 12.000 cotizantes menos a la Seguridad Social en agosto en la Comunidad Autónoma Vasca, han llevado al Ejecutivo vasco a contemplar que el empleo crezca un 1,9% este año (dos décimas más de lo previsto) y un 1,5% en 2018 (una décima más).

De esta manera, la tasa de paro de la CAV se situará este año en el 11,2%, (la previsión era del 12,1%) y se estima que el próximo año descienda hasta el 10,7% (estaba previsto un 11,7%), se sitúe en el 10,4% en 2019 y que en 2020 baje del 10%, (9,1%), en línea con el objetivo fijado por el Gobierno vasco para el final de la legislatura.

Además, Hacienda señala los “buenos resultados” de la recaudación fiscal durante el primer semestre de 2017 y que no existe “riesgo de liquidez”.

Como se recordará, en los siete primeros meses del presente año en curso, las haciendas forales de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa han recaudado 1.091 millones de euros más que en el mismo periodo de 2016.

Ello supone que en los referidos siete primeros meses, los ingresos por impuestos en Bizkaia han crecido un 16,8% hasta los 4.824 millones de euros;los de Araba, han subido un 15,3% sumando un total de 1.058 millones de euros mientras que la recaudación fiscal de Gipuzkoa han aumentado un 13,2% hasta 2.196 millones de euros.

Con esta buena marcha de los ingresos, y pese a que el Gobierno vasco por boca del consejero Pedro Azpiazu, relativiza el crecimiento de los mismo pues cree que estará más cerca del 5,9% que del 15% actual, se entiende el visto bueno de Fitch.

Según la agencia de rating, con estos datos y en esta coyuntura la posición del Gobierno vasco para negociar la deuda pública “mejora” y obtiene una “mayor confianza de las entidades de crédito, mayor volumen de solicitudes y un tipo de interés más favorable”.

Por último, el Departamento de Hacienda del Gobierno vasco señaló que el informe de la agencia de calificación crediticia “confirma el buen estado de las cuentas públicas” de la Comunidad Autónoma de Euskadi ya que mantiene la calificación para la emisión de deuda “con perspectiva de mejora”.

La calificación positiva de Fitch se añade a las que tiene el Gobierno vasco de las otras principales agencias de rating internacionales y, según los expertos, es una buena noticia pese a que la actual política monetaria del Banco Central Europeo comprando deuda pública y privada de manear importante y situando los tipos de interés en cero, un mínimo histórico desde la implantación de la moneda única europea, el euro, ha restado importancia al hecho de contar con la mejor calificación de solvencia

Como se recordará, Standard and Poor’s en un informe emitido en abril de este año calificó a la deuda vasca a largo plazo con un notable A con perspectiva positiva.

Por su parte, Moody’s estableció el pasado año una calificación para Euskadi de Baa1 con perspectivas estables.

En este contexto, el Consejo Vasco de Finanzas (CVF) tiene previsto fijar en una próxima reunión a celebrar el 11 de octubre las previsiones definitivas de ingresos fiscales para fin de año, hasta ahora la cifra contemplada es de 13.498 millones de euros.

Con esos números encima de la mesa, el Gobierno vasco establecerá un borrador de presupuesto de Euskadi para el próximo año 2018. Las cuentas podrían crecer en torno al 1,2% respecto a las de este ejercicio, según las primeras estimaciones que avanzó el consejero de Hacienda y Finanzas, Pedro Azpiazu, aunque ello dependerá de la confirmación de los ingresos fiscales en las tres diputaciones forales y de los efectos del acuerdo con Madrid en relación al Cupo, así como de las perspectivas económicas para el año próximo pues ayer mismo la OCDE advirtió de una cierta desaceleración del crecimiento económico en el Estado español.

En cualquier caso, el informe de Fitch es un respaldo a la buena salud de las cuentas públicas vascas.

Deuda Vasca

PIB

2,7%