El Papa llega hoy a Colombia, que inicia un nuevo camino

Francisco trasladará un mensaje de concordia tras los acuerdos de paz

Cristina Cabrejas - Miércoles, 6 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Ciudad del Vaticano- El Papa Francisco inicia hoy una visita a Colombia con un mensaje de concordia a una sociedad muy polarizada tras más de 50 años de conflicto y que comienza un nuevo camino tras los acuerdos de paz con las FARC y el alto el fuego con el ELN. El secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Parolin, explicó que Francisco llega a Colombia como un “pastor de la Iglesia y líder espiritual que apoya el proceso de paz para que, de verdad, después de tanto luto, tanta destrucción, tanto sufrimiento, el pueblo colombiano pueda conocer una nueva realidad de paz y concordia”. Francisco lleva un mensaje de “reconciliación” entre la sociedad colombiana, porque sin ella “la paz no será una realidad”, agregó Parolin.

El Papa hará este llamamiento en Villavicencio, la ciudad colombiana más golpeada en estos años de conflicto, en un acto de oración para la reconciliación nacional. También se referirá al proceso de paz en el discurso que pronunciará el 7 de septiembre en el Palacio de Nariño ante el presidente Juan Manuel Santos y el resto de autoridades colombianas.

El Vaticano señaló que Francisco llevará también otros mensajes en su viaje a Colombia, donde visitará además Medellín y Cartagena de Indias. Pronunciará un total de 12 alocuciones, de estas cuatro homilías en las misas que celebrará, cinco discursos, dos saludos y un Ángelus, y a esto se unirán los mensajes improvisados que puede ofrecer a quienes se concentren frente a la nunciatura, donde se alojará. En el sexto país que visita de Latinoamérica, Francisco también repasará la situación general del Continente y especialmente en Venezuela al reunirse con los obispos del Consejo Episcopal para América Latina y el Caribe. Serán cuatro las misas multitudinarias -se espera alrededor de 700.000 fieles en cada una de ellas- que celebrará en un país donde el 80% de la población es católico.