atleta serbia

Maldito dorsal

La serbia Ana Spanovic se queda sin el oro después de que un imperdible se le soltara de su distintivo trasero, y acaba cuarta. Schippers gana el 200

Koldo Txakartegi - Sábado, 12 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h.

Bilbao- La estadounidense Brittney Reese, que ya era la única con tres títulos mundiales de longitud, volvió a marcar un hito histórico al conseguir su cuarta corona ocho años después de la primera, con un salto de 7.02 metros. Dos centímetros le dieron el triunfo a Reese sobre Darya Klishina, la única atleta rusa que pudo competir en los Juegos de Río 2016. Otra estadounidense, Tianna Bartoletta, campeona olímpica y mundial, competía por su tercer título. Pero en Londres Bartoletta solo pudo ser tercera con una marca de 6,97 en su último intento, que le permitió apear del podio a la serbia Ana Spanovic, bronce olímpico y actual campeona de Europa, que había subido al podio en los cinco últimos grandes campeonatos y aspiraba a colgarse aquí preseas de más quilates. Precisamente, Spanovic rozó el podio con un último salto que apuntaba al oro, pero por culpa del dorsal que llevaba en la espalda, su marca se quedó en nada. Sí, un descuido o la simple mala suerte, acabaron con las aspiraciones de Spanovic. No se lo creía. Una de las anécdotas del Mundial de Londres.

A simple vista, la estrella serbia parecía que había pasado de los siete metros. El Estadio Olímpico de Londres aplaudía tras ver una final que se resolvió por un puñado de centímetros. Podía quedarse con el oro de Reese. Pero tras la medición, todo quedó en nada. 6,91. Una repetición posterior lo aclaró todo. En pleno vuelo a Spanovic se le soltó uno de los imperdibles de su dorsal trasero y el papel tocó la arena unos diez centímetros antes de donde verdaderamente cayó. Una pena. Fue a reclamar ante los jueces, aunque sin éxito alguno. Se fue llorando, destrozada. Curiosamente, la Federación Internacional de Atletismo retirará el año que viene los dorsales traseros. Tarde para Spanovic.

Schippers repite títuloLa holandesa Dafne Schippers, con un tiempo de 22,05, se proclamó anoche doble campeona del mundo de los 200 metros tras superar en la final a la marfileña Marie-Josée Ta Lou, que se llevó la plata, y a la bahameña Shaunae Miller-Uibo, que fue bronce. Una trepidante carrera en la que la atleta de Países Bajos hizo valer su fortaleza en los metros finales.