Incluye Euskadi

Más de la mitad de los incendios en el Estado se concentran en la zona noroeste

En lo que va de año se han producido en los bosques del Estado 7.791 fuegos

Mas de la mitad de los incendios forestales registrados en el Estado entre el 1 de enero y el 9 de julio se han concentrado en el cuadrante noroeste, dentro de una zona en la que el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente incluye a Euskadi.

EFE - Lunes, 17 de Julio de 2017 - Actualizado a las 18:32h.

MADRID. En concreto, el 54,87 % de estos siniestros se produjeron en la zona que abarca Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco, así como en las provincias de León y Zamora, mientras que en las comunidades interiores se originaron el 32,02 % del total de incendios.

En el área del Mediterráneo, que incluye regiones costeras más sus provincias interiores, se sucedieron el 12,77 % de los siniestros y en el archipiélago canario se produjeron el 0,35 %.

Hasta el 9 de julio los incendios forestales han calcinado en España un total de 55.918 hectáreas, casi cinco veces más de superficie que durante el mismo periodo de 2016, cuando ardieron 10.157 hectáreas.

Un 64,6 % de la superficie forestal ardió en el noroeste, el 15,8 % en las comunidades interiores, el 19,52 por ciento en el Mediterráneo y el 0,01 % en el archipiélago canario.

En la primera mitad del año, y apenas un mes después de que la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, presentara la campaña contra incendios de 2107, se han producido, hasta el momento, un total de 8 GIF (grandes incendios que superan las 500 hectáreas), 5 y 7 siniestros más que en 2016 y 2015 respectivamente, y 4 más que la media de los últimos 10 años.

Desde el 1 de enero se han producido en los bosques del Estado 7.791 fuegos de los que 4.481 fueron conatos (menos de una hectárea quemada) y 3.310 fueros superiores a una hectárea y afectaron al 0,202 de la superficie total del territorio español, cifra muy superior a la de 2016 con un total de 0,037 de la superficie total.

Respecto a la vegetación más perjudicada por las llamas a lo largo de 2017, alrededor de 35.000 hectáreas corresponden a matorral y monte abierto, 16.124 hectáreas a superficie arbolada y 4.700 hectáreas a zonas de pastos y dehesas.